Cómo crear tu realidad: el poder de contar tu propia historia

Share on Pinterest

Somos sueños de una persona que está soñando y al mismo tiempo esa persona es también un sueño de otro soñador” Jorge Luis Borges.

En un post que publiqué el pasado mes de enero estuve reflexionando sobre el propósito, un tema que deberemos tener presente cuando hablemos sobre cómo crear tu realidad. Para lograrlo, destacaremos también la importancia que para esto tiene el poder de contar tu propia historia.

Aquí te dejo el artículo, por si te interesa leerlo:

¿Cuál es el propósito de la vida? Mi invitación para que des un salto cuántico

Discurriendo sobre el propósito, en ese artículo lo defino como la intención con la que todo Ser llega al mundo y que se va manifestando conforme se va desarrollando. Más adelante, llego a la conclusión de que el propósito de la vida se trata de realizar tu condición de ser humano, expresando los dones y talentos que traes para contribuir con el bienestar y evolución de la humanidad.

Pero también mencioné cuál era el problema que tenía esto de descubrir tu razón de ser en el mundo.

Ese problema ha sido señalado desde distintas áreas de conocimiento como la filosofía, la sociología y el propio campo del desarrollo personal, y tiene que ver con el hecho de que nos ha tocado nacer y vivir en un determinado tipo de sociedad. Esta nos encauza de acuerdo a unas convenciones y reglas, normas que por lo general no tienen como objetivo la felicidad y la realización de las personas, aunque ciertamente permitan cierto margen de maniobra cuando las condiciones son propicias.

El problema es sencillo: lo que llamamos educación o socialización es en realidad programación. A veces, ese programa sirve para que se manifiesten nuestros talentos y para cumplir nuestro propósito; pero muchas veces también sirve para escamotearlo, nublarlo y hasta para suprimirlo.

El problema es que somos seres conscientes de nosotros mismos, dotados de poder creador; pero también programables, moldeables, lo cual hace que nuestro temprano encuentro con el sistema educativo sea un desencuentro para nuestro espontáneo impulso creativo y creador.

Por eso, hoy quiero hablarte del poder de las historias, y sobre todo de la importancia que tiene que despiertes a tu capacidad para contar tu propia historia.

El poder de las historias: la vida como narración

Hay personas que tienen una vida como la de Arthur Fleck (Joker), personas que han sufrido agresiones desde temprana edad y que terminan convirtiéndose en adultos con resentimientos acumulados y peligrosos trastornos psicológicos. Este cuadro se agrava cuando estas personas no tienen familiares o amigos que les echen una mano, o instituciones sociales que se encarguen de ellos.

Sin embargo, en la otra mano tenemos vidas de personas que transcurren tranquilas, con aparente normalidad, sin las carencias y sufrimientos que padeció el personaje que interpretó Joaquim Phoenix. Al contrario, son vidas privilegiadas, con recursos más que suficientes para vivir, sin enfermedades mentales de por medio, con apoyo familiar y con más o menos amigos.

No obstante, el problema es que también pueden ser vidas sin propósito, personas con una historia que está siendo contada –o narrada desde siempre− por otros. Para ilustrarlo, te hablaré de otro personaje de película.

Contar tu propia historia: asumir la responsabilidad, cambiar de rol, emprender

En otra oportunidad hablamos de lo que significa emprender: hacerte responsable de tu vida económica y empezar a generar ingresos en función de tus propios resultados. Bien.

También hemos hablado de la vida como un largo emprendimiento, puede que el más importante de todos, durante el cual crecemos bajo los programas que otros nos instalaron hasta el día en que decidimos formatear, tomar el panel de control y convertirnos en lo que queremos y podemos ser.

Esto es muy importante, porque eso que queremos y podemos ser es también lo que debemos ser porque es nuestro propósito.

Pero, Amaury, ¿qué tiene que ver el poder de las historias con emprender y con la vida?

Fíjate, en un nivel significa que si no te estás moviendo por tus sueños te estás moviendo por el sueño de otro. De la misma forma, si no estás escribiendo y viviendo tu propia historia, eres el personaje de la historia de alguien más. Cuando esto ocurre, lo más probable es que no llegues a ser más en tu vida de lo que el autor del personaje tiene pensado para ti.

Las historias tienen poder, y cuando digo poder no me refiero solo a su capacidad de cautivar, seducir, ni tampoco a la influencia que tienen en el mundo del marketing y las ventas. Me refiero a su poder eminentemente creador. Crear una historia responde a la pregunta sobre cómo crear la realidad, tú realidad.

Esto bastaría para que dejes de leer este artículo y te concentres en tomar consciencia de quien eres en el gran escenario de la vida, no vaya a ser que te esté pasando como a Harold Crick, el personaje de la película de la que quiero contarte ahora.

La película se llama Más extraño que la ficción (2006), film que re-descubrí hace poco y que me pareció brillante no solo por la forma en que se dan la mano la realidad y la ficción, sino porque habla de un secreto milenario (que es de lo que quiero hablarte) y que quiero que aprendas a usar.

¿Has visto esta película?

Pues creo que tiene mensajes poderosos sobre el tema que nos ocupa, como veremos.

Cómo crear tu realidad: ¿es tu vida la historia de una escritora que no conoces?

Imagina que estás seleccionando la ropa que vas a vestir para asistir a una importante entrevista de trabajo en la que sabes que conseguirás tu objetivo, y que mientras lo haces escuchas una voz que dice:

Fue así como escogió con un cuidado sagrado cada una de las prendas que luciría en la entrevista, con la seguridad de que ese mismo día lo contrataría la empresa en la que siempre había soñado trabajar

Imagina que la voz la escuchas en cada segmento de tu día, una voz de mujer que parece estar narrando –y al mismo tiempo, creando− cada momento de tu vida.

¿Qué locura, no? ¿Cómo reaccionarías?

La ficción y la realidad: el poder de las historias, de poder contarlas

Esto es precisamente lo que le ocurre a Harold Crick (Will Ferrel), un inspector de hacienda que lleva una vida solitaria, monótona y mecánica en extremo. Se trata de un hombre responsable en su trabajo con una vida tan gris como los trajes que usa.

Si me lo preguntas, diría que Harold Crick vibra con el estructurado y mecánico cuatro, la personalidad típica de los administradores y abogados, la vibración de quienes suelen crearse zonas de confort muy parecidas a cajas fuertes.

Harold escucha la voz de la mujer narradora todo el tiempo, lo que lo lleva a pensar que podría estar un poco mal de la cabeza. Así, decide acudir a un psiquiatra que le dice que son síntomas de esquizofrenia.

Pero Harold no está de acuerdo, así que en medio de un intercambio de opiniones con el psiquiatra, deciden que consultar a un experto en literatura podría ayudar en el extraño caso de la narradora en su cabeza.

Después de varias conversaciones con el profesor de literatura Jules Hilbert (Dustin Hoffman), y de empezar a enamorarse de la encargada de una pastelería que está inspeccionando, la atractiva Ana Pascal (Maggie Gyllenhaal), Harold empieza a cambiar poco a poco su mecánica rutina.

Más aún cuando, después de varios intentos infructuosos del profesor Hilbert por hallar a la escritora que habla en la cabeza de Harold, este reconoce en un programa de entrevistas en TV la voz de la escritora que suena en su cabeza.

Se trata de la escritora Karen Eiffel (Emma Thompson), quien es una autora de “hermosas tragedias”. Sí, hermosas tragedias literarias que terminan siempre con la muerte del protagonista. Es en este punto donde empieza la mágica interacción realidad – ficción.

El poder de las historias: ¿eres el narrador o eres el narrado?

Para no contarte más, te digo que Harold Crick se propone encontrar a la escritora que está narrando su vida (escribiendo una novela) consciente de que es el personaje de una obra literaria que terminará muriendo trágicamente.

La película tiene detalles simbólicos y juegos literarios realmente magníficos, porque nos habla del poder que tienen las historias; sobre todo el poder de contar una historia. Me refiero a su poder eminentemente creador, al poder de una historia para crear la realidad.

Por eso, si me preguntas cuál es el secreto de la película, te diría que en el juego ficción-realidad que plantea, te dice lo que te diría Neville Goddard: no hay ficción.

Y el tema grande aquí es que no hay ficción porque ya vivimos en una especie de ficción, lo que emparenta esta película con la ya clásica y comentada Matrix.

La palabra, hablada o escrita, es creadora de realidades. Y si al saber esto, recordamos que las historias que crea un escritor son producto de su imaginación-inspiración, no demoraremos mucho en concluir que cada uno de nosotros puede formar parte de la imaginación de otro, ser un personaje más de su historia.

De ahí, la importancia de desarrolles el poder de contar tu propia historia. Pero, Amaury, ¿me estás diciendo que alguien más ha estado escribiendo cada episodio de mi vida, que cada día que pasa estoy sujeto a la voluntad de un narrador que desconozco?

Pues sí, ni más ni menos. Piénsalo por un momento.

“Somos historias de historias que narran historias. Estamos narrando la historia que somos, y las historias que aprendemos… Somos seres hechos de palabras, heredamos palabras y dejamos un testimonio de palabras”  José Saramago.

La magia de las palabras o cómo crear tu realidad

No sé qué te parece la frase del escritor José Saramago, pero si me lo preguntas te diría que es una forma elegante de referirse a la magia. A la magia de las palabras, y no en un sentido poético o metafórico sino en sentido literal. Y nunca mejor dicho 😉

Esa magia (literal) es la que vemos en la película Stranger than fiction (2006), donde el personaje principal es alguien que lleva una vida que está siendo escrita (momento a momento) por una novelista experta en tragedias. ¿Se trata de una habilidad que todos tenemos? En otras películas lo hemos visto.

¿Recuerdas Bajos Instintos (1992)? Esta vez se trata de una película intensa donde una seductora y espectacular Sharon Stone hace el papel de la escritora Catherine Tramell. Si la recuerdas, se trata de una mujer millonaria, hedonista, graduada en psicología y que también escribe novelas donde sus protagonistas siempre terminan muertos.

Aunque en este caso la relación literatura-realidad queda en un discreto segundo plano, se trata de la misma magia que vengo comentando. No obstante, el método de Tramell, a diferencia de lo que hace la escritora de Stranger than fiction es patológicamente consciente: a medida que va escribiendo las historias en el papel, estas se van desarrollando en la “vida real”.

Con todo lo que he compartido sobre el tema, telvez te estés preguntando si a mí me ha pasado o si yo uso este poder. Deja que te cuento algo.

Sharon Stone, en Bajos Instintos. Fuente: Infonews.com

La época en que conté mi propia historia, una historia que me llevó de regreso a Buenos Aires

En 2011 hice un viaje a Buenos Aires con la que para entonces era mi pareja. Ese viaje fue mágico por varias razones, todo fue disfrute, aventura, exploración sin descanso. Fue como haber vivido el más lúcido de los sueños.

Al llegar a casa no paré de hablar del viaje por meses, hasta el punto que empecé a sentir que ese cúmulo de sensaciones y experiencias tenía que plasmarlo en el papel. Un día de compartir familiar, mientras hablaba sobre libros y restaurantes, sentí una inspiración que me hizo levantar de la silla en que me encontraba y decir algo como: “voy a escribir las crónicas de Buenos Aires.”

Siempre recuerdo −afortunadamente− cómo me sentí en ese momento: estaba completamente seguro, confiado, entusiasmado, lleno de energía y gratitud. En esa época solía dirigir un sitio web de noticias donde la unidad de literatura y periodismo era la principal divisa. El libro sobre Baires ya estaba en mi mente, ya estaba escrito.

Tanta confianza y tanta buena vibra le infundí que hasta mereció un premio literario, cosa que ni siquiera estaba contemplada en mi visión.

La intención original era escribir una especie de bitácora de viaje sobre mi experiencia en la Ciudad de la Furia. Al final salió, pero al estar involucrada quien fuera mi pareja el resultado fue algo novelesco. Además, aproveché la inspiración para deslizar las ideas que para entonces tenía sobre varios temas, relatar escenas eróticas y plasmar pasajes autobiográficos.

Aprende cómo crear tu realidad: el poder de contar tu propia historia

De lo que no me daba cuenta era que estaba invocando nuevas realidades. Fíjate que en un pasaje particular, relato:

“… Era el eterno retorno de la imagen de la gente que se va y que probablemente nunca volverá. Aunque yo volvería, así sea una noche, con Gina, con otra, sin aquella, sin ésta.”

Este fragmento parece inocente, pero hoy lo entiendo como el responsable (junto con otros) de haberme hecho volver a Buenos Aires tres años después, esta vez sin Gina. Ya había creado esa realidad: yo regresando a la ciudad, esta vez solo, dispuesto a seguir disfrutando y a escribir nuevos capítulos para las crónicas, que los escribí 😉

Hoy para mí no hay dudas sobre el poder de un relato cuando lo escribes con intención, así como no tengo dudas sobre el hecho de que en este mundo no hay ficciones. Es más, si la realidad supera a la ficción es precisamente porque todo lo que se nos dice que es “ficción” tiene su alucinante origen en la realidad.

Crea tu propia realidad contando tu nueva historia

En este artículo hemos hablado sobre el poder de las historias como el secreto detrás de la creación de realidades; el secreto detrás de la pregunta sobre cómo crear tu realidad.

Ahora, si leíste hasta aquí quiero premiarte haciéndote una invitación: quiero invitarte a que despiertes a tu propósito, algo a lo que podemos llegar con la ayuda de los números. Pero no solo eso.

Quiero invitarte a que narres tu nueva historia, es decir, a que crees tú nueva realidad. La historia de cómo quieres que sea tu vida a partir de ahora.

Para lograrlo, te ofrezco el poder de los números y de las palabras. Es decir, el poder de los códigos que crean la realidad, ni más ni menos.

 ¿Cómo lo haremos?

Con mi nuevo servicio: el Estudio Empréndete, un servicio que requiere de tu participación en la medida de que se trata de tu nueva historia, de tu nueva visión.

Se trata de un servicio que combina el poder de los números con el poder de las palabras. Esto es lo que incluye:

1- Análisis de tu personalidad a partir de tu fecha de nacimiento:

Número Interno, Número de Vida, Número Emocional, Número financiero, Número pasional y Número profesional.

2- Misión (Propósito) de vida.

3- Talentos que traes para cumplir tu misión.

4- Qué viniste a trabajar al mundo y cómo trabajarlo (a partir de tu nombre).

5- Proyecciones para el año:

– Proyecciones para un mes o día específico del año.

6- Recomendaciones en función de la personalidad y las proyecciones.

7- Elaboración de tu nueva Visión de Vida.

8- Creación de tu Nueva Historia.

Los últimos dos puntos son los que requieren de tu participación. Digamos que para producir tu nueva historia, tú fungirás de productor, un productor que estará en contacto directo con al autor – director (es decir, yo), para que te conviertas en un nuevo actor.

O, mejor dicho, para que te conviertas en actor – creador consciente de tu nueva y brillante vida.

No te asustes, no se trata de escribir un guion cinematográfico: digamos que es algo así como la sinopsis de una conversación, de una escena en la que le cuentas a una persona muy querida por ti cómo es tu vida en la actualidad.

De eso se trata, y todo con la asistencia y la guía de los números. Para probarlo, haz clic aquí y en el campo “tipo de Estudio”, selecciona “Estudio Empréndete”:

Quiero probar el Estudio Empréndete

Si eres amante del cine amas la vida. Ahora podemos embarcarnos en una aventura y hacer que pase en la vida real.

Estaré atento a tus comentarios y dudas.

Amaury.

Imagenes:

Principal: Will Ferrel, en Amazon.com.uk

Harold Crick con maletín: en Fandango.com

Personajes Stranger than Fiction: en Justwatch.com

Imagen libros: Eugenio Mazzone, Unsplash

Mujer escribiendo: AdinaVoicu, Pixabay

The following two tabs change content below.

Amaury González

Numerólogo, Copywriter y Consultor. En este espacio comparto contenidos sobre desarrollo personal, tendencias, espiritualidad, emprendimiento, Numerología y evolución. Estaría encantado de empoderarte ofreciéndote las llaves del universo. Esta es mi fórmula: Empoderamiento + Propósito = Emprendimiento para la Abundancia y la Libertad. Mi divisa: “proyéctate a tu mejor futuro”.
Share on Pinterest

5 comentarios en «Cómo crear tu realidad: el poder de contar tu propia historia»

  1. holaaa, como estas? me encanto este post!, yo agregaría….que cuando nos empezamos a cuestionar las cosas, el universo, de donde vinimos , en fin preguntarnos que hay más allá de lo que ven nuestros ojos, y hasta lo que nos han contado …..ahí empezamos a escribir nuestra propia historia….en mi caso después de una profunda crisis existencial, es donde empezó todo, y como siempre digo…..es un camino de ida, en donde empezar a ver el mundo con otros ojos. Un abrazo cósmico desde Argentina

    Responder
    • Holaa jesica!

      Gracias por tu comentario! De acuerdo contigo, todo comienza con ese despertar que puede venir producto del acceso a nuevas informaciones (y de estar receptiv@ a ellas) y/o de sacudidas existenciales. Digamos que en este mundo-video-juego hay muchos poderes por conquistar y estamos en un momento único para empezar a hacerlo.

      Un gusto leerte de nuevo, Jesica. Un abrazo cósmico 🙂

      Responder

Deja un comentario