El Número Maestro 11: Numerología, casualidades y misterios más allá de la ficción

Share on Pinterest

Los números son el mayor grado de conocimiento, son el conocimiento en sí mismo. Platón.

El pasado 11 de septiembre compartí con mis suscriptores una serie de emails sobre el Número 11, a propósito de una fecha que desde septiembre de 2001 asociamos a los hechos acaecidos en Nueva York con las Torres Gemelas, pero que sirven de ejemplo estremecedor –o señal visible− de lo que significa el Número Maestro 11.

Después de compartir esa serie de correos me había quedado pendiente la creación de un post que condensara, no solo la información compartida con la tribu, sino los aspectos más profundos sobre los orígenes y el significado de una cifra con una vibración especial y cuya influencia y usos en diversos ámbitos es más común de lo que pudiéramos imaginar.

Escrito por Amaury González Vilera

Como siempre, para comprender por qué el Número 11 en Numerología es especial y es “maestro”, tendremos que ubicarnos en la esencia de lo que significan los números y que he compartido en la mayoría de los posts donde hablo sobre ellos: los números son señales que expresan una determinada información, una energía y una vibración.

Para disfrutar y aprovechar al máximo el post que te presento a continuación, tendrás que tener paciencia y, como recomendación, disponer de una buena taza de café cerca de ti. Si todo va bien, este será uno de esos mega artículos en cuya redacción espero convertirme en un canal a través del cual fluya la información, una información que en el fondo tod@s manejamos y a la que tú también puedes acceder, tocando las puertas de lo que Karl Jung llamó el inconsciente colectivo.

Así, a lo largo del post te hablaré sobre los números maestros en general y del Número maestro 11 en particular, sus orígenes, su particular poder, la personalidad de quienes vibran con el 11, sin olvidar el significado del Número 11 en Numerología. También hablaré sobre personalidades de la música, la literatura y la política que vibran con esta cifra, algunos eventos que “casualmente” han ocurrido en días once, así como el significado de ver mucho el Número 11.

Como suele ocurrir con este tipo de posts, leerlo implica algo así como tomarse la píldora roja, aunque lo más probable es que tú ya seas un iniciado y tengas ganas de moverte más hacia el fondo a través del agujero del conejo.

Dicho esto, espero que, dentro de mis limitaciones, lo que leas a continuación pueda dejarte un nuevo aprendizaje y expandir un poco más tu consciencia. ¿Estás preparado/a?

En el principio…

¿De dónde sale el Número Maestro 11? Orígenes

El Número 11 o dos veces uno

En Numerología pitagórica el punto de partida es el estudio de la secuencia numérica que va del uno al nueve, como forma de ver en cada cifra una vibración particular, un arquetipo, o una fuerza cósmica que implica una cierta influencia en el mundo y en nuestra experiencia de vida. Para entender al once debemos empezar por el uno.

La teoría general sobre el surgimiento del universo sugiere que todo nació de la nada, del vacío que es al mismo tiempo el todo. Es desde este principio que los números acuden a nosotros para entender este vacío-universo como un cero, a partir del cual eclosiona la primera chispa de luz que origina la vida. Esa luz originaria aparece como un punto en medio de un círculo infinito.

Ese primer algo es la luz de los inicios, que es donde nace el Uno (1):

Así, el Uno es representado por el Sol, la estrella central de nuestro sistema de planetario que hace posible la vida en nuestro planeta gracias a su energía poderosa. Por eso, el Uno representa la luz del inicio, el proveedor de la energía y la vitalidad que hace posible la vida. En la mitología griega está representado por Apolo, el hijo de Zeus.

De esta manera, hechos de símbolos como estamos, para saber el significado del número 1 solo debes imaginar al Sol.

Ahora, ¿qué tal si te imaginas dos soles, uno junto al otro, como reflejándose a sí mismo?

Mejor aún, ¿qué tal si Apolo tuviera un hermano gemelo, un reflejo de él? El Olimpo tendría a un Dios que vale por dos, con unos poderes singulares que se multiplican y propagan. ¿Ya te vas imaginando?

Imagen con dos soles captada en Rusia. Tomada de es.sott.net

El Número 11 en Numerología: de la mónada a la dualidad

Ese primer punto luminoso que aparece en medio de la nada, ese primer algo, esa primera chispa se conoce desde la antigüedad como la mónada.

Como ya lo ves, esta representa la unidad, la esencia, el origen de todo, la singularidad, el punto primordial, el ser primario en potencia, el Uno de los unos. El filósofo Diógenes Laercio, alrededor del 200 d.C., disertando sobre la mónada afirmó que…

“El principio de todas las cosas es la mónada o unidad; de esta mónada nace la dualidad indefinida que sirve de sustrato material a la mónada, que es su causa; de la mónada y la dualidad indefinida surgen los números; de los números, puntos; de los puntos, líneas; de las líneas, figuras planas; de las figuras planas, cuerpos sólidos; de los cuerpos sólidos, cuerpos sensibles, cuyos componentes son cuatro: fuego, agua, tierra y aire…”

Entonces, el principio es la mónada, el cero que representa el vacío que al mismo tiempo es el todo. Así, esta mónada es como una unidad universal, incuantificable. Ahora, cuando surge la chispa, el todo se vuelve cuantificable: tenemos al Uno.

Vivimos en un mundo dual

En el mundo de la mónada, el universo del vacío, del cero, 1 + 1  es igual a 1; pero en un mundo de dualidad, cuantificable, de energía y vibración, las resonancias armónicas se propagan y dan lugar a otras cosas. En este caso, a los números que van del uno al nueve, donde entramos todos nosotros, que estamos hechos de energía y vibración que podemos ver expresada en los números.

De esta manera, la mónada materializada, que es la energía que toma forma se convierte en un Uno que también vibra, resuena armónicamente y se propaga. Ocurre entonces que el Uno, proyectado, multiplicado, termina convirtiéndose en una manifestación de sí mismo. Nace así el Número 11.

El Número Maestro 11: la fuerza de los dos soles

Ya viste como en este mundo de dualidad las cosas se proyectan y se reflejan a sí mismas. Con la vibración resonante de la unidad, el individuo, el yo, puede experimentarse a sí mismo en el tu, el otro, a través de su proyección.

Entonces, ocurre así: el Uno aparece del cero y al aparecer y adquirir una forma emite una resonancia armónica. Esta se propaga a sí misma en su eterna potencialidad, haciendo que el Uno termine reflejándose a sí mismo.

Entonces, ¿qué es eso que llamamos el Número 11?

Es la unidad de unidades reflejada a sí misma, su manifestación, la unión de los dos unos.

Esto tiene un efecto poderoso y es por esta cualidad resonante que lo podemos ver a nuestro alrededor –si nos fijamos− relacionado con todo lo que es destacado o representativo –como lo eran las Torres del World Trade Center−, así como en todo lo que se multiplica y se propaga hasta alcanzar una cualidad imponente.

En este punto, ya podemos comprender el poder que ostenta el Número 11 entre los seres humanos. Su propiedad resonadora se convierte en una fuerza capaz de impactar en el subconsciente de las personas, en su mundo emocional.

Si estás familiarizado/a con el Tarot, sabes que este tiene 22 arcanos mayores, ¿Sabes cómo se llama el Arcano mayor 11?: la Fuerza.

Recuerda que los números son símbolos, y que estos encierran energía y vibración. Por eso su efecto ocurre en estos niveles y son capaces de generar respuestas en nosotros cuando nuestro ser los percibe, seamos o no conscientes de ello.

¿Recuerdas la secuencia de Fibonacci? Pues esta comienza con la unidad reflejada, con el 1,1.

Gráficamente, tenemos al Uno representado en el círculo y a la unidad múltiple (11) representada con la intersección de dos círculos iguales (mismo radio): esto es la vesica piscis.

Tenemos así al primero de los maestros, al Número Maestro 11: dos soles capaces de generar un momento deslumbrante en nuestra consciencia y de abrir un portal de energía que marca una transición del mundo físico al mundo emocional.

De ahí su relación con lo impactante, lo estremecedor y aleccionador.

Si quieres iniciarte en la Ciencia de los Números, te regalo mi curso:

¿Qué significa llevar la vibración de un Número Maestro?

Lo primero que debes hacer para saber si vibras con el Número Maestro 11 es sumar tu fecha de nacimiento completa. Veamos un ejemplo con la fecha del gran escritor Edgar Allan Poe, quien nació un 19 de enero de 1809. Esto es:

19 + 01 + 1809

1 + 9 + 0 + 1 + 1 + 8 + 0 + 9 = 29

2 + 9 = 11

Normalmente, este resultado final lo reducimos a un solo número, que en este caso sería dos. No obstante, al presentarse un número maestro no aplicamos la reducción, aunque habrá que considerar que esa persona vibra con el Número 11 maestro y al mismo tiempo con el dos (2).

Pero, ¿cuál de las dos vibraciones se manifiesta? ¿Hay que “despertar” al maestro o algo por el estilo? ¿Son personas que vibran con el dos por la mañana y con el once por la noche? Fíjate.

Como lo hemos visto en otros posts sobre los números y tu vibración personal, cuando estamos en armonía y nos sentimos bien, se manifiestan los atributos positivos de tus números, y cuando estamos en desarmonía las cualidades negativas.

Algo similar ocurre con las vibraciones maestras: cuando hemos desarrollado nuestra capacidad de sentirnos bien la mayor parte del tiempo de forma consciente, y a medida que despertamos a nuestro propósito, evolucionamos espiritualmente y expandimos nuestra consciencia, empezamos a manifestar nuestras cualidades maestras. En este caso, los atributos del Número Maestro 11.

Esta sería otra forma de verlo: las personas que llevan el número once como Número de Vida manifiestan las cualidades del Dos. Bien; pero cuando se iluminan las pueden llevar a niveles extraordinarios, convirtiéndose en personas de una especial sensibilidad y espiritualidad.

Quienes llevan una vibración maestra llevan una responsabilidad especial frente a la vida y sus congéneres, y es probable que su camino por la vida no sea el que recorre todo el mundo. Incluso, el camino del maestro en el descubrimiento y vivencia de su propósito puede ser un recorrido solitario.

Vibrar con un número maestro es como llevar un anillo de poder, como la escena de El Señor de los Anillos donde Frodo tiene un diálogo con la Reina Elfa del Bosque, quien después de manifestarle su apoyo en su difícil camino, le dice: “llevar un anillo de poder es estar solo.”

Sin dudas, estos maestros están aquí para servir al prójimo, para ayudar a los demás en su proceso evolutivo. Quien lleva una vibración maestra debe centrarse en expandir su consciencia y asumir su misión en la vida. Para alguien que tiene una vida moderna normal, anclada en la “ilusión del materialismo”, descubrir su maestro interior puede significar un verdadero “salto cuántico.”

La vida de los maestros siempre tiende hacia el servicio, en un proceso de vida que parece guiado por una fuerza superior que les lleva a vivir situaciones que no pueden controlar y que tienden a ser experiencias extraordinarias, aleccionadoras o sorprendentes.

Estos “momentos flash”, de encandilamiento, son propios de los once maestros, quienes tienen ese poder de deslumbrar, imponerse o cautivar. El Número 11 es el primero de los maestros y es un símbolo de alta intuición, psiquismo, sensibilidad y espiritualidad.

Quienes vibran con el Número Maestro 11 están dotados de una poderosa intuición. Imagen: Pixabay

Conociendo la personalidad del Número Maestro 11

La personalidad del Número Maestro 11 está ligada a la del Número 2, que tiene todas las cualidades de la luna, de la feminidad. Por eso son seres con una poderosa intuición, percepción y sensibilidad, con habilidades psíquicas por encima del promedio y un singular poder mental.

También suelen ser espíritus evolucionados o “almas viejas”, con una gran capacidad de compasión, comprensión, empatía y respeto por sus congéneres. Su energía femenina hace de ellos personas diplomáticas y conciliadoras, dotadas para la política.

Además, poseen una tremenda imaginación, lo que les otorga un alto potencial artístico. Como representan las emociones y el subconsciente, son capaces de conectar con esas profundidades y dar paso a extraordinarias creaciones musicales y literarias.

La personalidad del 11 en armonía

Ya lo hemos hablado: el secreto de la vida es aprender a sentirnos bien, lo mejor posible durante el mayor tiempo posible, mientras disfrutamos del regalo del ahora.

Por eso, cuando el once maestro se siente bien manifiesta una empatía que le permite comprender bien las situaciones complejas que viven los demás, una capacidad de observar en lo profundo del otro y ponerse en su lugar. Y claro, estos atributos hacen de ellos grandes artistas o grandes terapeutas.

También pueden desarrollar el don de la profecía y tener sueños premonitorios  en forma de advertencias sobre hechos que ocurrirán en el futuro. De ahí que puedan desarrollar habilidades proféticas para ayudar a los demás como consultores espirituales, así como cultivar su talento para la comunicación telepática.

La personalidad del 11 en desarmonía

Considera que el Número Maestro 11 es un portal emocional, un ascensor emocional –que tenemos tod@s− que puede subir y bajar vertiginosa e inesperadamente.

Tanta sensibilidad puede generar desequilibrios emocionales, sobre todo cuando el maestro once es una persona joven. Esta puede ser la clave para comprender el bajo perfil o timidez extrema en algunos niños, adolescentes o jóvenes en general. Hay personas a las que parece que les cuesta hacer amigos, que parecen vivir ensimismados, en su propio universo.

Que no quepan dudas: detrás de estas actitudes retraídas puede haber un maestro, uno que por cierto necesita iluminarse. Estos jóvenes retraídos pueden desarrollar una personalidad de ermitaños, y prolongar una vida flotante en medio de la riqueza de su mundo interior. Pero esto no siempre es bueno.

Encerrarse en sí mismos puede hacer de ellos personas con tendencia a conectarse con el lado oscuro de las cosas, lo cual baja su vibración y les nubla el camino hacia su verdadera misión y el descubrimiento de su verdadero Ikigai: su propósito y la razón por la que están en el mundo.

No obstante, un Maestro 11 en desarmonía puede alcanzar éxitos materiales, con el riesgo de que estos mantengan silenciada su misión humanitaria, cediendo frente a la influencia de los símbolos mundanos del poder, los que pueden deslumbrarle con facilidad.

La personalidad del once maestro, así como la del Maestro 22 y Maestro 33, es propensa a ser víctima del Ego, otro aspecto del maestro en desarmonía. Llevar una vibración especial como esta no debe servir para envanecerte, sino todo lo contrario: para asumir con humildad y gratitud la alta misión que se te ha encomendado.

Como le dice Ancestral al Dr. Strange en un momento clave de su entrenamiento:

“Acalla tu Ego y tu poder ascenderá.”

Ancestral, maestra del Dr. Strange, una película donde también aparece el maestro 11.

Desafíos de llevar el Número Maestro 11

Esta sección se desprende naturalmente de la anterior. El Número 11 en Numerología es sinónimo de hipersensibilidad, apegos que parecieran ser insuperables y una tendencia hacia la vida en soledad que puede tornarse peligrosa.

Por eso la tendencia a que su trabajo se convierta en una salida a sus crisis existenciales y desarrollen una adicción a este, con todas las consecuencias para su necesidad de descanso y vida social. El once maestro debe tener siempre presente que puede hacer aportes significativos en su entorno y hacer la diferencia.

El aislamiento es una tendencia para un Once en baja vibración, y debe cuidarse de no permanecer mucho en esta situación.

Eventualmente, las personas del 11 pueden verse sumergidas en una tristeza que puede dar paso a la depresión; por eso es vital para ellos encontrar su propósito, su por qué, esa pasión que le permita desplegar sus dones y poderes, que es lo que le dará sentido y llenará su vida de satisfacciones.

En suma, se trata de un proceso de vida, el proceso único del Número Maestro 11, donde el equilibrio suele alcanzarse después de al menos cuatro ciclos de vida (9 años).

Para conocer tu mapa numérico completo, que incluye tu propósito, clic aquí.

Famosos con el 11 en su Numerología

Una de las formas más didácticas, divertidas y fascinantes de ilustrar como el Número 11 influye en la personalidad es analizando su presencia en personalidades famosas, en este caso de la música, la literatura y la política.

Empecemos por recordar a tres figuras de la música que tienen el once, o como Número Interno o como Número de Vida.

Gustavo Cerati, ex líder de la banda Soda Stereo

Si eres miembro de la tribu, sabes que el mes pasado dediqué varios de mis emails a analizar la presencia del once en varios artistas, entre los cuales estuvo Gustavo Cerati. Para no alargar más el post, haré un resumen breve de lo expuesto en ese email, ¡no vaya a ser que se te enfríe mucho ese café! (Aquí, el post sobre Gustavo Cerati)

Gustavo Cerati llevó el 11 maestro como Número Interno. Imagen: wallup.net

El compositor, guitarrista y cantante Gustavo Cerati tuvo una secuencia numérica propia de las personas de gran intuición. Nació un 11 y el 7 fue su número de vida. La profundidad de sus letras, algunas con cierto carácter esotérico o hermético, así como una voz deslumbrante y una vida marcada por “momentos flash”, dan cuenta de un artista once en toda regla.

Si te gustaba Soda y seguiste la trayectoria de Cerati, seguro notaste la particularidad de muchas de sus letras y lo que transmitió con su música: una vibración particular que se expresa en una consciencia superior, en un saber cósmico particular. El saber del doble sol, de la identidad de la unidad.

En su último disco como solista, Fuerza Natural, hay una canción un tanto misteriosa intitulada “He visto a Luci”, que al final tiene una especie de fragmento escondido dedicado a la Numerología, ¡te lo recomiendo! Cerati llegó a demostrar en sus últimos años una misteriosa fascinación por los números, y particularmente por el Número 13.

Conviene que, de ahora en adelante, escuches su música desde esta mirada cósmica-espiritual: te sorprenderás. Sin dudas, fue el arte de un Once Maestro.

Carlos Gardel, triste, romántico, femenino, un once pues

Así como Cerati, Gardel nació un día 11, por lo que vibró con la sensibilidad, el romance y la imaginación. Una imaginación romántica, una sensibilidad extrema y un eterno despecho expresado en letras como “volver con la frente marchita y su boca que besa y borra la tristeza y calma la amargura.»

Tenemos aquí a otra vida que es una sucesión de momentos emotivos y conmovedores, felicidades y tristezas que se entretejen en una vida que tiene sentido solo porque es un drama prolongado que siempre tiene luces encima que, como los reflectores de un set de filmación, están ahí para iluminar los momentos de abatimiento y melancólica felicidad.

Gardel nació un 11 de diciembre, y si su año de nacimiento es 1887, su Número de Vida también fue el 11 maestro.

Los números y el año auténtico del nacimiento de Gardel

Estudiar los números a partir de la vida, personalidad y obra de artistas es algo maravilloso, ya que estos suelen ser auténticos cuando se expresan con su arte. Cuando lo hacen, lo hacen de una forma y no de otra, porque esa forma nace de una vibración. Y las señales de esa vibración son sus números.

Para saber el Número de Vida real de Gardel, tuve que calcularlo considerando los dos años que se plantean como años de su nacimiento: 1887 y 1890. Si bien esto formará parte de otro post, te adelanto que al considerar el primer año, 1887, lo que ocurre es que obtenemos como Número de Vida al Maestro 11.

En este caso, Gardel no solo habría nacido un 11, sino que habría tenido al Número Maestro 11 como Número de Vida, lo que indica una personalidad total definida por un dos que nace de un once. ¡Impresionante!

Al considerar el segundo año, 1890, obtenemos como Número de Vida al 5. Es decir, Número Interno (nacimiento) 11, y Número de Vida (total de la fecha completa) 5. Ahora, al analizar su vida −sin pretensión de exhaustividad alguna− me di cuenta de que Gardel manifestó en su vida pública todos los atributos del Cinco:

Viajes y aventuras, ausencia de compromiso sentimental, vida de espectáculo en la música y el cine, libertad…

No obstante, la vibración interna es la que se manifiesta en forma de arte, y para resumirlo en una frase: la lágrima que Gardel tuvo en la garganta era la de un emocional y sensible Número 11.

 

Otras personalidades que brillaron con el Número 11

No puedo dejar de nombrar a otros músicos guitarristas como David Gilmour y el venezolano Alirio Díaz. Este último, talvez menos conocido por las nuevas generaciones tanto en Venezuela como en el mundo, fue el guitarrista clásico más importante de Venezuela y uno de los que tuvo el privilegio de formar parte de la elite de los mejores del mundo.

En la literatura, podemos mencionar a Edgar Allan Poe, el maestro del relato corto, al poeta romántico Lord Byron, nacido un 22 con Número de Vida 11, y al insigne poeta venezolano Andrés Eloy Blanco, nacido un 6 con Número de vida 11.

En el ámbito político, podemos mencionar al Príncipe Charles, de la Familia Real Británica (muy relacionada por cierto con el once maestro), y a la pareja presidencial formada por Barack y Michelle Obama. En este punto, pasaremos a ver al Número Maestro 11 desde una perspectiva un tanto más reveladora y “deslumbrante.”

Eventos que ocurrieron en días 11: ¿Casualidades?

11 de septiembre de 2001: los atentados en Nueva York

Las recurrencias y resonancias que tuvieron lugar ese día con el Número 11 fueron sencillamente alucinantes, algo que fue “Stranger than fiction”, una película muy interesante que vi este fin protagonizada por Will Ferrel. Veamos un pedazo de este misterio.

Empecemos diciendo que fueron unos eventos que dejaron traumada a la Gran Manzana y que conmocionaron a gran parte del planeta. Si hay un ejemplo de resonancia poderosa, impacto emocional y deslumbramiento, puede que este sea el mejor. Y ocurrió un 11, ¿por qué? En la oración anterior está la respuesta.

Apartando el ejemplo visible de que las Torres Gemelas eran en sí mismas un gigantesco Número 11, que el número de pisos de ambas era 110 y 110 y que su construcción duró 11 años: 1966 – 1977; la fecha 9/11 –o si prefieres− 11/9 es también un once: 9 + 1 + 1 = 11.

También, el 11/9 es un día localizado a 254 días del comienzo del año: 2 + 5 + 4 = 11, y a 111 días de su final. Y si esto te parece mucho, te cuento que el primer avión que impactó fue el vuelo número −adivina− 11, de American Airlines, que abreviado es 11 AA, que traducido a números es 11:11.

Y hay muuuucho más, que te contaré en otro post.

Un gitante y perfecto Número 11 tridimensional erigido en 11 años en una ciudad con una estatua erigida sobre una estrella irregular de 11 puntas; todo en una ciudad que forma parte del onceavo estado de la Unión Americana: New York. Imagen tomada de Vanguardia.com

11 de marzo de 2004: atentados en Madrid

Esta fue la fecha en que un conjunto de explosiones tuvieron lugar en el sistema de trenes de la capital española, dejando un total de 191 víctimas mortales. Eeey, un momento: 1 + 9 + 1 = 11. Sin más comentarios.

212 días después, el 11 de abril de 2002 en Venezuela

Solo después de adentrarme un poco en el mundo de la Numerología, puedo decir que tomé consciencia de la trascendencia de los hechos acaecidos en mi país el 11 de abril de 2002. El 11 de abril, que es el día 101 del año, y que ocurre 212 días después del 11 de septiembre de 2001.

Ya sé, voy a ser el responsable de que esta noche tengas sueños con el número 11, pero tenme un poco de paciencia que ya vamos llegando al final 😉

Sobre esta fecha hay además un dato interesante, dado que fue un 11 de abril, pero de 1861, que se inició la guerra civil norteamericana. Indagando un poco sobre el tema, imaginé que si traía a colación la fecha de la independencia de Venezuela los números me dirían algo, y efectivamente así fue.

La fecha oficial de la independencia de Venezuela es el 5 de julio de 1811. Aquí no solo tenemos un año que termina en once, sino que es un año once: 1 + 8 + 1 + 1 = 11. Además, numerológicamente, se trató de lo que en Numerología se conoce como un día 5 en doble intensidad.

Día 5 porque ocurrió el quinto día de julio de 1811.

Día 5 porque la suma de la fecha total también da 5.

El 5 es el número de la libertad, el número con el que vibró Simón Bolívar, El Libertador de Venezuela y también de Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia.

Y el 5 es el número con el que empezó a vibrar Venezuela -que vibraba con el 7- después de que su nombre fuera cambiado a República Bolivariana de Venezuela.

Matemáticamente, existe una relación entre el 5 y el 11, quedará para otro post.

Obeliscos, torres y monumentos en Caracas: de nuevo el Número 11

Indagando un poco más y deteniéndome a ver mejor lo que hay en Caracas en materia de arquitectura y monumentos, me doy cuenta de que la ciudad también tiene un Número Maestro 11 gigante, incluso con un nombre casi idéntico al de las desaparecidas de Nueva York.

Se trata de las “Torres Gemelas de Parque Central”, complejo inaugurado también en los años setenta, y que hasta el año 2003 fueron los rascacielos más altos de América latina. Esto, sin mencionar al Centro Simón Bolívar, un émulo del Rockefeller Center de, otra vez Nueva York, y que se destaca por sus dos “torres gemelas.”

El 11 gigante de Caracas, también inaugurado en los setenta del siglo XX. Tomado de: skyscrapercity.com

Ahora, mencionemos que la geografía política de Caracas, sobre todo en los últimos años de conflicto político, siempre ha permitido dividirla en este y oeste. Así, el este ha sido históricamente bastión de la oposición al chavismo y territorio de clases medias y altas, mientras que el oeste ha sido el bastión histórico del chavismo y territorio de las clases populares.

Ahora bien, en la Plaza Altamira, ubicada en el “este” de Caracas, se alza un obelisco de punta piramidal, monumento asociado a la masonería y un tipo de construcción con ciertos secretos energéticos y tecno-mágicos (ya sé, materia de otro post). No obstante, en el oeste no había ninguno, pero eso fue hasta 2010.

Fue en abril de este año cuando, a propósito del bicentenario del primer grito independentista de Venezuela, en abril de 1810 (la firma del acta fue en julio de 2011), se erige en la Plaza El Venezolano una columna de acero estructural (un obelisco), con una altura de 47,25 metros de altura y con dos colores predominantes: negro y rojo.

Confieso que nunca había indagado sobre este monumento, pero al detenerme en los números de su altura, adivina qué obtenemos:

47,25 = 4 + 7 = 11 / 2 + 5 = 7

Es decir: 11 / 7, una clave muy utilizada por quienes manejan este conocimiento. A propósito, ¿recuerdas el edificio adyacente al World Trade Center que se derrumbó poco tiempo después de las dos torres? Bueno, su nombre era Edificio Número 7. Es decir, el once lo dieron las torres y el siete este edificio, el cual parece haberse derrumbado de tristeza al ver caer a sus dos padres.

Debo decir que descubrir esto me ha hecho alargar aún más este post; pero era necesario para decir que, con la inauguración de este obelisco y considerando que ya había uno en la Plaza Altamira, se completa otro Once, esta vez hecho de dos obeliscos que representarían (tanto física como simbólicamente) la idea de dualidad.

La fundación de Venezuela y su relación con el Número Maestro 11

Finalmente, al sur oeste de la ciudad encontramos el Paseo de Los Próceres, un lugar emblemático inaugurado en los años 50 por el general Pérez Jiménez, y que consiste en una amplia vía donde se suelen realizar actos y desfiles militares para conmemorar la independencia.

Si bien el paseo articula diversos elementos como plazas, fuentes y caminerías, el monumento principal consiste en dos monolitos de mármol travertino que conforman otra vez el Once. En sus faldas se alzan, imponentes, las estatuas de los 11 artífices de la independencia, y sus nombres también están grabados en los monolitos que representan, otra vez, la imponente y resonante identidad de la unidad.

No es un secreto para nadie que los precursores y principales protagonistas del proceso independentista en lo que hoy conocemos como América Latina fueron importantes masones. Miranda, San Martín, O’Higgins, Bolívar; todos formaron parte de esta sociedad secreta y se lanzaron al proyecto independentista enarbolando el lema de la masonería francesa: Libertad, Igualdad y Fraternidad.

¿Qué cifra te recuerda este monumento? Imagen: IAM Venezuela.

¿Fue Venezuela fundada con la energía y resonancia del Número 11 maestro?

¿Sugiere esto el papel histórico que Venezuela ha desempeñado y que está por desempeñar de cara al futuro?

¿Por qué es el Número 11 tan recurrente? ¿Por qué aparece marcando siempre acontecimientos importantes o que han tenido impacto en el mundo?

Sencillo, se trata del primer número que expresa la identidad de la unidad, los dos soles relumbrando y encandilando los sentidos de los seres humanos. Un número que se refleja y resuena poderosamente en un mundo donde todo es energía y vibración, incluyéndonos a nosotros.

Dos unos juntos en una cifra implica una vibración con capacidad para imponerse y propagarse, y su poder sobre los individuos viene de su poder para impactar el cuerpo emocional de los seres humanos. Sin dudas, lo que hemos visto parece ser un asomo de un poder que es ejercido por grupos con acceso al conocimiento milenario de los números. Algo que es, definitivamente, stranger tan fiction.

¿Qué pasa cuando veo mucho al Número 11?

A todos nos pasa en algún momento. Ves el reloj de la portátil y son las once, once cero uno o las once con once; haces una transacción, ves la factura de la compra que acabas de hacer y por todos lados aparece la bendita pareja de unos. Aunque sabes que se trata de algo inusual y “extraño”, sigues como si nada. Hay cosas más importantes que requieren de tu atención.

Sin embargo, si este es tu caso, esto es en lo que precisamente deberías poner tu atención.

Si has llegado hasta aquí te felicito. Haz hecho un recorrido a lo largo de este post, y este último apartado no es menos importante que los anteriores. ¿La razón? Sencillo, se trata de señales inapelables del universo, de tus ángeles, de tu doble cuántico, y cuando esto empieza a ocurrir debes detenerte y reflexionar: tienes un nuevo mensaje de la nube.

Recuerda lo que hemos contado en el post: el Número Maestro 11 es un portal hacia el mundo emocional. Como Maestro Psíquico, se trata de un símbolo de intuición y sensibilidad, una vibración especial que cuando se nos empieza a aparecer recurrentemente es porque de alguna manera necesitamos que nos despierten, que nos abran los ojos.

Foto: Hans Branxmeier, Pixabay

Ver mucho el Número 11: una invitación a la iluminación

Puedes verlo como un recordatorio de que eres un ser de energía, frecuencia y vibración, y que últimamente tus pensamientos no están permitiendo que esta (tu vibración) se mantenga en un nivel mínimo aceptable para que hagas lo que viniste a hacer a este mundo, y no caigas en los pisos inferiores de tu destino, como diría Ortega y Gasset.

Así, el Número 11 Maestro se hace presente en tu vida como un llamado de atención de tu yo superior, que te dice que te estás conectando con un aspecto de la dualidad que está provocando que bajes tu vibración, con todas las consecuencias que esto conlleva.

Imagino que después de leer todo esto quieres saber si vibras con el once.

Talvez naciste un once o tienes familiares que vibran con el maestro.

Sea como sea, nos conviene aprender a usar esta vibración, ¿no te parece?

Ahora, la frase “los números gobiernan el mundo” parece más comprensible.

¿Qué te pareció el post?

Me encantará saber de ti en los comentarios.

* Para aprender Numerología y empezar a calcular varios de tus Números, te regalo mi curso:

 

 

Imagen principal tomada de LaVanguardia.com

Algunas referencias que me sirvieron para profundizar:

Enigmas alrededor del Número 11: Blog de Adriana Georgieff.

El uso y creación de símbolos, con Adriá García.

The following two tabs change content below.

Amaury González

Emprendedor, Copywriter y Numerólogo. En este espacio comparto contenidos sobre desarrollo personal, tendencias, espiritualidad, emprendimiento, Numerología y evolución. Estaría encantado de empoderarte ofreciéndote las llaves del universo. Esta es mi fórmula: Empoderamiento + Propósito = Emprendimiento para la Abundancia y la Libertad. Mi divisa: “proyéctate a tu mejor futuro”.
Share on Pinterest

Deja un comentario