Nikola Tesla y Neville Goddard: teoría y práctica de la visualización creativa

Share on Pinterest

El post anterior fue un ensayo para descubrir la relación que tuvo Nikola Tesla con la Numerología. Después de repasar algunos aspectos impresionantes de su temprana biografía y analizar su propia secuencia numérica, nos detuvimos en la valoración que tuvo de los números 3, 6 y 9.

Escrito por Amaury González Vilera

Finalmente, después de discurrir sobre las particularidades de un ingeniero científico que tuvo mucho de mago metafísico, el post cobró vida propia y desembocó hablando de Neville Goddard y la Ley de la Asunción. En particular, sobre cómo los números citados arriba eran la fórmula de esta ley de manifestación y de cómo Tesla fue un brillante y muy poco común ejemplo de visualización creativa.

Sobre esto último estaré hablando en este post.

La Numerología de Nikola Tesla y Neville Goddard

Primero repasemos, en dos tiempos, la relación de Tesla con los números. Primero, los números son unidades de energía y vibración; segundo, nuestro genio dejó sentado en una de sus frases más famosas que para comprender los secretos del universo teníamos que pensar en términos de energía, frecuencia y vibración. La imaginación cósmica de Tesla lo tenía claro, se sabía parte del concierto de las esferas pitagórico.

Ahora recordemos la capacidad inaudita que tuvo Tesla para reproducir imágenes en su mente, hasta el punto de viajar y crear auténticas películas mentales. Es decir, tengamos en cuenta que Nikola fue un experto aventajado en lo que hoy conocemos como visualización creativa, y que es esta la habilidad que Neville Goddard atribuía a todas las personas como seres creadores dotados de imaginación, y que consideraba a esta como la presencia de Dios en nosotros.

En caso de que leas hasta aquí, me gustaría que te llevaras estas dos ideas:

  1. La capacidad extraordinaria de Tesla para crear imágenes en su mente estaba reflejada en sus números.
  2. Si bien su secuencia numérica lo favorecía para esto, se trata de una capacidad que todos tenemos y a la cual podemos llegar por diferentes caminos.

La Numerología de Nikola Tesla nos dice que sus capacidades venían dadas por la presencia del 1 (Uno) del Sol en doble intensidad.

Doble intensidad significa que el 1 fue su Número Interno (día de nacimiento) y también su Número Externo o Número de Vida (fecha de nacimiento total). Esto significa capacidad para crear y, sobre todo, consciencia de esa capacidad. Es el pensamiento consciente, el impulso innovador; un brillo solar que ilumina y descubre los caminos a seguir para alcanzar cualquier objetivo imaginable.

De otro lado, al repasar la Numerología de Neville Goddard, aquel quien dijo que el secreto par manifestar cualquier cosa era asumir la sensación de tu deseo cumplido, podemos ver que también vibró con el número del Sol como Número Interno. No obstante, como Número externo tuvo al 9, que como vimos es la cifra-portal, la clave interdimensional.

Nikola Tesla y la visualización creativa: practicante avanzado de la Ley de Asunción

El método de Neville Goddard tiene a la imaginación en el centro. Para asumir la sensación –la emoción− del deseo materializado, primero has debido crear una imagen en tu mente tan vívida y nítida, que esta se ha convertido en una película mental (imaginación) capaz de generarte emociones. Por cierto, nada diferente de lo que cuenta Tesla que hacía antes de crear sus prototipos.

Como veremos más adelante, el genio croata creó su propio método para “materializar conceptos e ideas inventivos”, un método basado en la mente y en la imaginación que lo llevó a crear un conjunto de maravillas que dieron forma al siglo XX, e incluso a nuestra era contemporánea. Cuando Goddard vino al mundo Tesla estaba por cumplir los 49 años, lo cual hace de este una especie de precursor práctico de la Ley de la Asunción.

Fuente: Pixabay

Si pretensiones de convertir sus habilidades de un método universal para uso de la gente, Tesla simplemente ejerció su poder creador para mejorar la vida de la humanidad con sus inventos, impulsado por su secuencia numérica personal. Si bien la vibración del Uno (1) facilitó a Tesla la creación de imágenes mentales, la combinación de las vibraciones del 3, el 6 y el 9 siguen siendo las “claves del universo”

Los números de Tesla o la traducción numérica del método Neville

Para Marco Rodin, los números 3, 6 y 9 determinan un vector de la tercera a la cuarta dimensión; para Randy Powell es una clave para el acceso a la energía libre. Ahora, mi opinión es que la vibración combinada de estos números da con la fórmula para ejercer la Ley de la Asunción. Es su fórmula numérica, los signos que reflejan los atributos en juego que sirven para crear cualquier cosa.

Durante la lectura del post, no pierdas de vista la relación entre tres palabras y tres números que surge del análisis: de un lado, vibración, energía y frecuencia; del otro, Tres, Seis y Nueve. Como lo vimos en el artículo anterior, el 3 es la vibración, el 6 es la energía y el 9 es la frecuencia.

Nikola Tesla: un ingeniero de la imaginación

Existe un método habitual por medio del cual se ensaya la construcción de un dispositivo X, partiendo de una idea que se le ocurre al inventor. El proceso, incluye lidiar con los defectos y detalles imprevistos que surgen durante su construcción. A medida que se corrigen estos detalles, se desarma por aquí y se arma por allá, el prototipo va mejorando, pero a costa de una pérdida de tiempo y energía que hace que se pierda de vista lo importante: el principio subyacente.

Así describía Tesla el método convencional que aplica un ingeniero o inventor común. “Mi método es diferente. No me precipito en el trabajo real”, explica.

Ejercitado como estaba en la creación de imágenes mentales, cuando Tesla tenía una idea lo primero que hacía era construirla en su imaginación. Todos los cambios en el proceso de construcción, las mejoras y pruebas de sus dispositivos las realizaba en su mente. “Es absolutamente irrelevante para mí si hago funcionar mi turbina en pensamiento o si la pruebo en mi taller”, decía.

Aunque parezca increíble para algunos, desde su mente podía darse cuenta si su máquina estaba desbalanceada. Entre el taller se su mente y el “real” no había diferencia alguna porque ambos talleres eran reales.

Esto significa que Tesla podía desarrollar y perfeccionar sus prototipos sin necesidad de tocar nada. Una vez realizadas todas las mejoras posibles en el campo de la imaginación, e incluso después de hacer varias pruebas, llevaba a la forma concreta el producto de su mente. Invariablemente, sus dispositivos siempre funcionaron como los imaginó y sus experimentos como los prefiguró en su cabeza.

Aunque pueda parecer insólito, no podía esperarse menos de alguien que desde su época de infante y adolescente desarrolló la capacidad de viajar con su mente, hasta el punto de haber conocido “ciudades y países” donde conoció gente y hasta hizo amistades.

Talvez con algo de arrogancia, Tesla escribió:

“Llevar a la práctica una idea cruda como se hace generalmente es, sostengo, nada más que un desperdicio de energía, dinero y tiempo.”

Nikola Tesla y la visualización: discípulo y maestro de Neville Goddard

Como seguro ya observaste, hablar sobre Nikola Tesla y las capacidades que tuvo es casi como hablar de un ser extraterrestre o de temas paranormales. Aunque al decir esto, me disculpo al mismo tiempo con el genio que dijo que el futuro (nuestra época) daría cuenta de que aquello que se conoce como “oculto” o “paranormal”, tiene que ver en realidad con ciencias y tecnologías aún no desarrolladas.

Algo así como lo que dijo Arthur C. Clarke: “Toda tecnología lo suficientemente avanzada e indistinguible de la magia.”

Algunos autores que han estudiado la vida de Tesla, han afirmado que su extraordinaria capacidad para visualizar era producto de sus dotes especiales para imaginar. Y es que, una cosa es que yo te diga que pienses en un Bugatti La Voiture Noire, y otra que te montes en uno y des un par de vueltas por París. Lo primero es visualizar; lo segundo ya es crearte una película mental, viajar con tu mente, imaginar, crear.

¿Estuvo Tesla especialmente dotado para estas aventuras mentales? ¿Fue alguien especial con un ADN especial que vino al planeta a cumplir la noble misión de iluminar al mundo? Como Numerólogo, puedo decir que sus números dan cuenta de su poder creativo. Sin embargo, en el mundo hay muchas personas con mapas numéricos similares y sin duda habrá quienes tengan una secuencia idéntica.

Por eso, es probable que sus números no hayan sido la causa primera de sus cualidades especiales, aunque sin duda fueron la señal inequívoca de las capacidades que traía al mundo desde que, en medio de truenos y centellas, el pequeño Nikola llegara al mundo en el pequeño pueblo de Smiljan.

Como apunté más arriba, la imaginación estaba en el centro de su método creativo, y algunos de sus mejores y más famosos inventos fueron primero creados en el ojo de su mente antes de convertirse en esbozos en el papel y en dispositivos concretos. Solo imagina por un momento que el motor de Corriente Alterna y la Bobina de Tesla fueron concebidos con este método.

Fuente: parabrisas.com

Bernard Carlson, autor de Tesla: Inventor de la Edad Eléctrica, dice:

“Al conjurar estos esquemas, Tesla se dio cuenta del poder de su capacidad para generar imágenes mentales. No solo podía usar su imaginación para emprender viajes fantásticos, sino que también podía dirigir este talento hacia la creación de nuevas máquinas. «Observé para mi deleite que podía visualizar con la mayor facilidad», afirmó más tarde. “No necesitaba modelos, dibujos o experimentos. Podía verlos a todos como reales en mi mente.” Además, para Tesla, trabajar con imágenes mentales significaba que podía concentrarse en identificar y explorar el ideal detrás de un invento.”

Tesla era un aventajado en el uso de un poder mental que todos tenemos. Su poder para visualizar marcó el rumbo de la civilización industrial, y si bien sus poderes parecen algo “fuera de este mundo”, la verdad es que sus habilidades se remontan a las antiguas escuelas de misterios. Baste recordar el primero de los 7 principios del Kybalion: “Todo es mente, el universo es mental”, que nos recuerda que todo se crea, ante todo, en la mente.

Así como Tesla pudo crear imágenes mentales, e incluso viajar con su mente y “hacer amigos en otras ciudades”, el Universo, nuestro mundo, también es una creación mental de algo que podríamos llamar “el todo” o “la gran mente”.

Como seres humanos, somos capaces de generar ideas en nuestra mente que después podemos manifestar en el mundo físico. Y a pesar de que algunos parecen estar mejor dotados que otros para estos ejercicios creativos (puede verse en la Numerología de las personas), tanto tú como yo compartimos la anatomía que tuvieron Nikola Tesla y Neville Goddard.

En suma, somos creadores, hechos a “imagen y semejanza” de quien nos creó. Esta frase da cuenta de algo que vimos en Tesla bastante desarrollado: todos tenemos esa capacidad de proyectar imágenes de cualquier cosa en nuestra mente porque los seres humanos somos creadores de realidades.

Por eso, debes trabajar en disciplinar tu mente, en acallar los ruidos que sabotean sus poderes creadores, así como ser cuidadoso/a con las imágenes que el mundo en que vivimos pueda “sembrar” o “instalar” en tu mente. En realidad, se trata del dispositivo creador-maestro del que hemos hablado en otros posts. Tú eres el amo y señor de ese dispositivo creador, pero cuidado con “el alimento” que le das para que funcione.

Dicho de otra manera: puedes darte cuenta de que el dispositivo está ahí y aprender a usarlo; pero mientras tanto, lo más probable es que los sistemas del mundo ya lo haya puesto a funcionar por ti, aunque no precisamente para que trabaje para ti.

El asombroso poder de aprender a “soñar despiertos”

El escritor Al Smith relaciona este proceso de “imaginar” con la acción de soñar despierto. A diferencia del sueño habitual –en el que dormimos y descansamos− el sueño despierto es una forma de sueño dirigido, intencional y consciente, en el cual jugamos un rol activo eligiendo (creando) las imágenes que deseamos ver.

Neville Goddard habló mucho sobre el sueño despierto y “entrar en el sueño”,  como forma de asumir la sensación del deseo cumplido. Esto es ejercer tu libre albedrío, esto es usar tu poder creador.

En su libro Cómo creamos realidad, dice Al Smith:

“Las imágenes mentales que concibes consciente o inconscientemente (imaginación) en tu pantalla mental son totalmente comprendidas por el subconsciente colectivo. En otras palabras, tus sueños diurnos dictan en gran medida tu realidad. Tu futuro es, en gran medida, un reflejo de las imágenes más recurrentes que ha mostrado la pantalla de tu mente y las imágenes de quienes te conocen. Cuantas más veces imagines una cosa mentalmente, mayores serán tus posibilidades de materializarlo en tu realidad. Piensa en los sueños diurnos como votos para que los eventos ocurran en el futuro. Es la única democracia verdadera. Y está sucediendo perpetuamente dentro de tu cabeza todo el día y en todo nuestro universo.”

Es válido decir que este poder le vino a Tesla por naturaleza, y hasta su Numerología podría avalar esta afirmación. Imaginar, como proceso consciente, es algo que tienen bien claro los que vibran con la cifra del pensamiento consciente. No obstante, podemos decir que, junto a su naturaleza, Nikola fue un temprano practicante de la visualización creativa.

Portada de la autobiografia de Tesla en Amazon UK

Puede que haya sido por curiosidad y hasta por aburrimiento, pero el caso es que viajar con la mente más allá de tus fronteras y conocer ciudades, países, e incluso hacer amigos con la mente, es una capacidad que solo se desarrolla con la práctica constante.

Consciente del ojo que tenía en la mente, Tesla lo que hizo fue conjugar sus habilidades como ingeniero y constructor con sus inusitadas capacidades mentales. Hoy, el gran Nikola te diría que uses tu poder para hacer lo que viniste a hacer al mundo, que en su caso fue llevar luz y energía a la humanidad.

Neville Goddard te diría que todos estamos capacitados para pensar, imaginar y sentir, y que se trata de un poder con el que puedes lograr cualquier cosa que quieras. Eso que sabes y estás consciente de que quieres.

Ya tenemos la teoría; ya conoces la vibración del 3, el 6 y el 9. Tienes la inspiración del gran genio de la corriente alterna y del mago de los viajes al subconsciente. Ya yo empecé a practicar. ¿Cuándo empiezas tú?

¿Quieres aprender más sobre Numerología? Te regalo mi Curso introductorio:

¡Bienvenid@ a la Tribu!

The following two tabs change content below.

Amaury González

Emprendedor, Copywriter y Numerólogo. En este espacio comparto contenidos sobre desarrollo personal, tendencias, espiritualidad, emprendimiento, Numerología y evolución. Estaría encantado de empoderarte ofreciéndote las llaves del universo. Esta es mi fórmula: Empoderamiento + Propósito = Emprendimiento para la Abundancia y la Libertad. Mi divisa: “proyéctate a tu mejor futuro”.
Share on Pinterest

Deja un comentario