Qué es el desarrollo personal o para qué estamos en el mundo

Escrito por Amaury González

En un mundo convulsionado y en plena transformación, el desarrollo personal no solo es una elección válida o un interesante camino a seguir para cualquier ser humano, sino que constituye una necesidad. Si lo que queremos es trabajar en nuestra evolución personal, superarnos a nosotros mismos y llegar a ese estado de bienestar y felicidad con el que todos soñamos, no hay duda de que el crecimiento personal es un proceso que todos deberíamos asumir conscientemente.

Y es que, ¿acaso venimos al mundo a algo diferente de aprender y ser felices?

Ya sabes lo que creo sobre esa criatura llamada ser humano: es un ser magnífico y poderoso, con una extraordinaria capacidad creadora pero muchas veces inconsciente de ese poder.

Sin embargo, nuestro comportamiento histórico ha dejado claro de forma dramática, que esas capacidades extraordinarias las hemos empleado en gran medida en objetivos un tanto diferentes de nuestro bienestar y felicidad. Esto último lo resumió un maestro espiritual en una sobrecogedora frase.

Aunque parezca un afirmación bastante dura, basta echar un vistazo al siglo XX o lanzar una rápida mirada a las cosas que siguen pasando en el mundo, para darnos cuenta de que Eckhart Tolle tiene razón cuando en un pasaje su libro El Poder del Ahora, nos dice que:

“Los seres humanos son una especie peligrosamente loca y muy enferma. Esto no es un juicio, es un hecho.”

Tolle afirma esto después de preguntarse, en el párrafo anterior, cómo fue posible que solo en el siglo XX los seres humanos hayan asesinado a más de 100 millones de congéneres. Esto, agrega, sin contar la violencia física, mental y emocional, el dolor y la crueldad que se infligen cada día unos a otros, así como los demás seres vivos de la naturaleza. De inmediato, se hace la siguiente pregunta:

“¿Actúan así porque están en contacto con su estado natural, con su alegría interna?”

La respuesta es, como ya sabes, un rotundo No. Realidades como las del siglo XX solo pueden ser generadas por personas que están en un estado de profunda negatividad, personas que se sienten tan mal que fueron capaces de generar afuera un espantoso reflejo de lo que llevaban por dentro.

* * *

Quise empezar este artículo citando el pasaje del libro de E. Tolle, para dejar claro por qué el desarrollo personal sigue siendo importante en este mundo.

Al leer estas líneas, es posible que pienses que aquí lo que hace falta es un profundo cambio personal o un verdadero desarrollo espiritual, un proceso que de verdad implique un cambio en las actitudes y comportamientos individuales y colectivos. Y te doy toda la razón.

Porque, si bien es cierto que somos seres realmente notables, magníficos y poderosos, pero al mismo tiempo estamos “peligrosamente locos y muy enfermos”, definitivamente hay algo que no está bien con nosotros. Y con semejante diagnóstico, una manera de propiciar el cambio es prestar atención a nuestro desarrollo personal. El mundo necesita nuestra mejor versión, y por eso nuestra superación personal debe ser para ya.

¿Qué es desarrollo personal?: sacar más títulos universitarios ¡Noo!

La intención de este artículo no es ahondar en las causas del sufrimiento que el ser humano se causa a sí mismo y a sus congéneres, sino destacar la importancia que tiene para nosotros abrirnos al cambio y la evolución. No obstante, antes de continuar me gustaría dejar claras las siguientes premisas:

– Matarnos unos a otros no es nuestra “naturaleza humana”.

– Tod@s buscamos una vida de bienestar creciente y felicidad.

– Tod@s podemos lograr ese bienestar y esa felicidad, y en el peor de los casos siempre podemos mejorar nuestra situación en algún aspecto.

Desarrollo-personal-exito

Como vimos antes, si un profundo estado de negatividad interior es lo que está detrás de los conflictos del mundo, entonces cuando una persona identifica que habitualmente es dominada por sentimientos de impotencia, rabia, tristeza, victimismo o miedo –emociones grises que atraen situaciones oscuras− y decide pasar de ese estado negativo a otro donde las emociones sean la esperanza, el optimismo y la alegría, a eso podemos llamarlo un proceso de cambio y desarrollo personal.

Y eso es precisamente de lo que hablamos aquí, de un proceso. Se trata de un camino que decidimos recorrer y que como proceso, consiste en un conjunto de fases que vamos recorriendo hasta lograr lo que podemos llamar realización personal. De esta manera, durante ese tránsito nos transformamos porque hemos cambiado nuestra manera de ver las cosas; transformación que tiene detrás un cambio de creencias y paradigmas y que nos ha generado un bienestar y una felicidad crecientes.

Todos los que hemos leído algún libro sobre superación personal o inteligencia emocional o cualquier tema relacionado, podemos pensar que ya todo está dicho y que ya es un tema aburrido lleno de clichés. Que si salir de la zona de confort, que si la Programación Neurolingüística, que si esto, que si aquello, ya me sé ese cuento…

Es cierto, leyendo el conocido libro de Daniel Goleman sobre la inteligencia emocional uno aprende cosas tan importantes como el hecho de que el poder del pensamiento racional no es tan relevante como el buen manejo de las emociones para tener una vida satisfactoria y realización; y es cierto. Intelectualmente, tod@s podemos entender estas ideas.

Pero si recordamos que hablamos de un proceso –y cada proceso es único−, en realidad las cosas que puedes descubrir sobre ti durante ese recorrido, sobre tu poder personal, sobre lo que eres en realidad y tu capacidad de ayudar a otros, puede convertirse en una experiencia cuántica; en un momento cuántico-transformador.

No sé si tú lo has notado, pero el tiempo está como acelerado. Todo ocurre tan rápido que la expresión “desarrollo personal” me suena como lenta; como alguien que ha leído el excelente libro Quien se ha llevado mi queso y que luego continúa con su vida sintiéndose que está mejor preparado para “enfrentar” al mundo.

Soy de los que piensa, pero sobre todo de los que cree que ya estamos entrando-viviendo en una nueva era. Estamos definitivamente en otro nivel.

Por eso, sí creo en el desarrollo personal, pero más aún en el trastorno del “momento cuántico” y la decisión de emprender ese “salto dimensional.”

No obstante, si queremos saber qué significa desarrollo personal podemos decir que consiste en un proceso de evolución personal propiciado por un proceso de introspección y auto-reflexión, durante el cual la persona se conoce mejor y cambia sus creencias y paradigmas sobre diversos aspectos de la vida.

A partir de este momento, al darte cuenta que al cambiar tu manera de ver las cosas las cosas que ves cambian de forma, vas cambiando tus actitudes, tu forma de relacionarte con el mundo, consiguiendo una transformación positiva en todos los aspectos de tu vida.

Pero si no te gustan este tipo de definiciones tipo “Wikipedia”, si me preguntaras a mí qué significa desarrollo personal, te diría estas tres cosas:

Significa darte cuenta de qué eres: un ser hecho de información y energía que vibra en determinadas frecuencias y que vive en –y forma parte de – una gran red de energía interconectada.

Significa darte cuenta de quién eres: un ser creador que todo el tiempo crea y atrae las circunstancias y personas de su vida con su dispositivo creador-maestro. Recuerda, estás hecho a imagen y semejanza del creador principal (Eres Dios en potencia, eres Dios en acción).

Significa dar con el secreto de la vida: al reconocerte como un ser capaz de crear cualquier cosa con tu pensamiento-imaginación-emoción-sentimiento, te das cuenta que tu poder está en la sabiduría emocional, en aprender a sentirte bien; a sentirte lo mejor posible durante el mayor tiempo posible viviendo tu presente.

Ahora, ¿cómo empezar este proceso? ¡Ahí vamos!

Objetivos del desarrollo personal: ¿cómo empezar desde hoy?

Es evidente que la sociedad en que vivimos está muy lejos de ser el mejor de los mundos posibles. Al contrario, la idea que nos suelen inculcar de pequeños según la cual debemos adaptarnos al mundo real y dejar de soñar, nos demuestra como atentan desde temprano contra el desarrollo posterior de nuestro poder personal y desarrollo profesional.

Para mí el desarrollo personal tiene dos grandes objetivos generales:

1- Convertirte en la mejor versión de ti mismo y ayudar a otros a hacerlo.

2- Cambiar el mundo para bien, dejar el mundo mejor que cuando llegamos a él.
Ahora bien, ¿cómo dar el primer paso en mi proceso de evolución personal?

Vámonos a Bora Bora.

Que-es-el-desarrollo-personal

En una conversación reciente donde destacaba que somos nosotros los responsables –los creadores− de las personas y situaciones que se manifiestan en nuestra vida, una amiga me preguntó que si usando el poder del pensamiento podría irse a vivir a las playas de Bora Bora.

Yo le había dicho que podemos manifestar todo lo que podamos imaginar con claridad, pero sobre todo lo que logremos sentir como si ya lo hubiésemos alcanzado. Y esto significa lograr vibrar a la altura de tu deseo. Por eso, tampoco podemos engañarnos si en realidad no nos creemos aún capaces de hacer tal o cual cosa, como por ejemplo irnos a vivir a las famosas islas del pacífico sur.

Y si no te crees capaz de algo, tal vez lo mejor sea que descubras paso a paso tu poder creador imaginándote que te has ido a vivir a la costa más cercana o hermosa de tu país (salvo que seas de Bora Bora). Es decir, lo mejor para empezar no es ponerte metas que en realidad no te crees para convencerte de que no tienes tal poder creador.
Lo ideal es empezar por donde tienes que empezar: ¿qué tal si visualizo-creo un cambio de vivienda en mi propia ciudad o país, un cambio evidentemente para mejor, antes de lanzarme al pacífico sur?

Por experiencia propia, puedo decirte que muchas veces no sabemos lo mal que estamos hasta que nos llega alguna referencia externa o nos ocurre algo que nos impulsa a tomar la decisión de cambiar. Cada proceso es diferente, pero a medida que caminas te vas dando cuenta de que puedes estar mucho mejor, de que puedes lograr mucho más.

Esto puede ocurrir por muchas razones: todo lo que hemos hecho hasta ese momento lo hemos hecho siguiendo las reglas que aprendimos de nuestros padres, la comunidad o la escuela, o siguiendo los mandatos de la religión en que crecimos. Es importante en este punto no vernos como víctimas ni buscar culpables.

Ahora, después de tener cierto trecho del camino recorrido podemos hacer una retrospectiva y ver como ha sido nuestro proceso de vida. Y una de las cosas que nos impide empezar, hablo por mi experiencia, es el torbellino mental.

Puede que el inicio de todo proceso de transformación personal esté relacionado con situaciones o prácticas que nos ayuden a mirar hacia dentro de nosotros mismos; que nos permitan acallar esa radio siempre encendida que es nuestra mente.

En mi caso, mi hartazgo con el mundo laboral tradicional y el inicio de mis prácticas de Yoga y meditación me ayudaron enormemente a darme cuenta de muchas cosas y me permitieron conocerme mejor. En suma, mi proceso comenzó con una decisión. Decidir, decidir, decidir.

Entonces, ¿cómo empezamos?

1- Empieza tomando una decisión relacionada con tu cambio. Decide no ver más TV, pararte más temprano, salir a correr desde mañana, conocer gente nueva, empezar a practicar Yoga o Taichi; elevar tu vibración, emprender, pero toma decisiones.

En realidad no tenemos problemas, solo decisiones que tomar. ¿No te parece que la expresión “tomar decisiones” se parece mucho a “tomar las riendas”? Pues por ahí van las cosas, te has hecho responsable de tu vida.

2- Infórmate, instrúyete, reedúcate. En medio del mar de información en el que vivimos actualmente, existe un conjunto de autores que han hecho aportes significativos en materia de superación personal y desarrollo espiritual. Recuerda que tú decides, lo importante es comenzar.

Si hablamos de la sabiduría de los libros, te podría recomendar libros de autores como Anthony Robbins, Joe Dispenza, Deepak Chopra, Eckhart Tolle, Raimon Samsó o el Dr. Ángel García. También puedes asistir a charlas y conferencias sobre estos temas, abrirte al conocimiento, leer todas las entradas de este blog ;).

En suma, ábrete a la sabiduría espiritual milenaria y fluye con lo que te encuentres en el camino. Siempre escucha la voz de tu alma, usa tu intuición.

3- Planifica, visualiza, pasa a la acción. Ya tomaste la decisión. Estás leyendo El Gran Secreto de lo Que Eres, estás haciendo un taller sobre el poder de la mente, muy bien. Ahora te toca colocarte objetivos: libros por leer en el mes, cursos que realizar, personas que conocer –pero también personas que despedir de tu vida− proyectos a emprender, servicios que ofrecer, en fin, acción y más acción.

Una vez que damos los primeros pasos, que iniciamos el proceso, durante el camino irán surgiendo las respuestas a preguntas existenciales que nos habíamos hecho antes, e incluso a preguntas que no nos habíamos planteado.

Preguntas del desarrollo personal: ¿Quién soy? Yo Soy

El Ego es sin duda un tema que merece su propio espacio, pero una de las cosas que descubrimos en nuestro camino de desarrollo personal es que lo que somos es mucho más grande y liberador que ese yo falso que vamos construyendo a lo largo de nuestra vida que conocemos como el Ego.

¿Quién soy?

Puede sonar repetitivo, pero nunca estará de más recordar que somos seres notables, espléndidos y poderosos. Somos doctores, abogados, copywriters, astrólogos, carpinteros, numerólogos, sí; pero por encima de todo eso todos los seres humanos son seres espirituales, dotados de consciencia, viviendo en una maquinaria molecular perfecta que llamamos cuerpo físico.

También podemos decirlo así: somos energía e información vibrando a una determinada frecuencia, como un gran grupo de estrellas y planetas cuya naturaleza es vibrar y destellar. Así, juntos formamos grandes constelaciones.

Todos somos gotas del mismo océano, fragmentos de luz de la misma fuente. Si quieres saber cómo recuperar la autoestima perdida, nada como tomar consciencia de esta verdad para subir de nuevo y a toda velocidad por nuestro ascensor emocional hacia la alegría y el amor.

¿Qué hago aquí?

Recuerdo que cuando era pequeño, viajando en la parte de atrás del coche de mi madre en un día esplendoroso, me quedé viendo el cielo fijamente durante un rato, como solía hacer. No recuerdo que música sonaba por la radio, pero era una canción que me gustaba. Después de unos minutos viendo esa inmensidad, me hice una pregunta algo profunda para un niño: ¿qué era este mundo y qué hacía yo ahí?

Sin embargo, tengo que decir que la sensación que experimentaba sugería algo más. Asumiendo las limitaciones del lenguaje, haciendo un notable esfuerzo de “flash back” debo decir que la pregunta que me hacía era algo como: en medio de esta vastedad, ¿qué significaba eso de ser yo?, ¿qué hacía yo ahí con esa señora llamada madre? ¿Me sentí parte del todo por unos segundos?

El hecho es que todos nos preguntamos en algún momento qué hacemos en este mundo, por qué nacimos en este país o en esta familia y si la vida consiste solo en crecer, reproducirnos y morirnos. Y estas respuestas son las que te llegan cuando empiezas tu recorrido. Llegará el momento en que te darás cuenta, más temprano o más tarde, de que tienes un don, una sensibilidad o habilidad especial, y que estás aquí para cumplir una misión con esas habilidades.

Entonces, ¿qué haces aquí? Sencillo, estás aquí para aprender, resolver cosas, disfrutar, amar, ayudar. En suma, diría que tú estás aquí para mejorar este alucinante y amoroso proyecto que es la vida humana en el planeta tierra.

¿Hacia dónde voy, a dónde puedo llegar?

Ya tomaste la decisión de cambiar, de mejorar tu vida, de moverte del punto A − donde siempre estuviste− hacia al punto B, por ahora. Al hacerte responsable de tu vida, tú decides hacia dónde ir y vas a ir a donde tú te propongas ir. Antes del despertar, la pregunta que te hacías era “¿hacia dónde me llevan?”.

Antes del despertar no tenías un sueño poderoso, un propósito claro. No es que sea fácil descubrirlo, cada cual lo hace en su momento perfecto, pero seguro formabas parte del sueño de alguien más y este decidía tu vida por ti. Pero, ¡enhorabuena!, has empezado a moverte, a decidir, y te ha dado por diseñar la vida de tus sueños.

¿A dónde irás después que todo termine en este plano terrenal? Pues a la fuente de la que viniste. ¿Hasta dónde podrás llegar aquí en el mundo? Te respondo con otra pregunta: ¿Hasta dónde quieres llegar tú?

Desarrollo-personal-exito-
By Jordan McQueen

Recursos para el desarrollo personal

Durante tu proceso de superación personal te vas a encontrar con infinidad de cursos, libros, talleres, charlas, conferencias, autores y expertos en diversos temas con propuestas, enfoques y métodos para alcanzar el éxito y el bienestar personal. Y como mi experiencia me dice que vas a leer a aquellos que resuenen contigo, permíteme unas últimas reflexiones sobre los recursos que tienes a disposición para tu desarrollo personal.

Cualquier recurso que te ofrezca información sobre ti, sobre lo que somos, que te permita conocerte mejor a ti mismo, es un recurso valioso.

Recuerda que vivimos en un mundo donde abundan las nubes negras, la confusión, el miedo. Así que cualquier material que sea capaz de disipar esas nubes, aclarar la confusión y descubrirte como ser de amor y luz, pues bienvenido.

En caso de que hayas identificado, en tu proceso de autoanálisis e introspección, una debilidad en particular, pues busca información para superarla. Este puede ser el mejor punto de partida en tu proceso de desarrollo personal.

Por cierto, que ya sabes cómo empezar:

1- Toma la decisión de cambiar.

2- Encuentra información, fórmate.

3- Pon en práctica lo aprendido, crece.

Reflexión final

Ten siempre una actitud abierta frente al conocimiento, pero al mismo tiempo atenta. Procura ser amplio e integrador con las diversas propuestas y enfoques que existen sobre desarrollo personal, éxito personal y espiritualidad.

Aprende a separar el grano de la paja, toma lo que te sirva, lo que sintonice con tu Ser.

Eres un ser poderoso, con sus debilidades, deudas, capacidades y talentos, pero siempre brillante y espléndido. Tienes a tu disposición un dispositivo creador-maestro que usas todo el tiempo consciente o inconscientemente. Es momento de usarlo a tu favor.

Permite que fluya tu poder. Eres un ser vibratorio capaz de manifestar todo aquello que vibre con tus deseos. Por eso termino este post diciéndote tres cosas: conócete mejor a ti mismo, eleva tu vibración y logra cualquier cosa.

Y para ti, ¿qué es desarrollo personal?

Opt In Image
¿Te gustó el post? Suscríbete y únete a la comunidad
Te comparto mis secretos para proyectarte a tu mejor futuro

Te enviaré contenidos que te ayudarán con tu desarrollo personal y a tener una vida con propósito y lifestyle. Además, podrás descargar gratis mi ebook de 30 páginas con 33 formas de elevar tu vibración.

Aprende a crear tu vida cada día.

The following two tabs change content below.

Amaury González

Emprendedor, copywriter y coach numerológico. En este espacio comparto información y conocimiento sobre desarrollo personal, tendencias, espiritualidad, emprendimiento, evolución y realización. Estaría encantado de ayudar a conocerte mejor y a triunfar con tu emprendimiento. Esta es mi fórmula: cambio personal + emprendimiento = abundancia, realización y libertad. Mi divisa: “proyéctate a tu mejor futuro”.

2 comentarios en “Qué es el desarrollo personal o para qué estamos en el mundo”

  1. Hola Amaury,

    Comentarte que he leido dos articulos de tu portal y son excelentes, son objetivos, alto contenido de sabiduria.
    Agradecido de poder haber conseguido tu portal bueno te consegui por twitter, Felicitaciones y bueno yo en este proceso de crecer como persona y buscando donde esta mi vibracion perdida de joven.
    Saludos

    • Hola, Héctor…

      Gracias por tus palabras, me contenta y me motiva saber que valoras el contenido de mis artículos. Eso que dices de “tu vibración perdida de jóven” es interesante porque, efectivamente, una de las cosas que descubrimos cuando tomamos las riendas de nuestra vida y empezamos nuestro proceso de cambio es que hemos tenido y hemos vivido (en muchos casos) en mejores y más elevados estados emocionales en el pasado. Por eso, si fuimos alegres, entusiastas o felices en el pasado, ¿qué fue lo que pasó? Al responder esta pregunta estaremos abriendo las puertas para nuestro cambio, para elevar nuestra vibración… Por cierto, hablando de elevar la vibración, ¿Ya descargaste mi regalo?

Deja un comentario