Significado del número 666: ¿Número de la “bestia”, o algo mucho más sorprendente?

Share on Pinterest

Escrito por Amaury González Vilera

Permíteme que te pregunte algo: ¿qué viene a tu cabeza cuando piensas en el número 666? Si creciste bajo la influencia de la iglesia católica, como en mi caso, y además viste la película La Profecía (1976) cuando eras niño, como en mi caso, lo más probable es que asocies esta cifra con el “numero de la bestia”, el “anticristo”, y que en general consideres que se trata de un número relacionado con “el mal”.

42 años han pasado y es mucha la tinta que ha corrido y los bits que se han acumulado sobre el tema. No obstante, a pesar de la abundante información a la que podemos acceder hoy y la oscuridad que sigue existiendo en torno a este tipo de temas, soy de los que cree que vivimos en una época donde lo esotérico está saliendo a la luz y que podemos usar esta información para empoderarnos.

Como Numerólogo y portador del 6 en mi secuencia numérica, era una especie de punto de honor investigar sobre el verdadero significado del 666 y dejar mi grano de arena sobre un tema tan fascinante como enigmático, siempre con el propósito de quitar los velos de misterio que han oscurecido temas particulares como este, relacionados íntimamente con lo que somos y con el mundo en que vivimos.

Y es que, en realidad cuesta pensar que pueda haber algo “malo” o “diabólico” con un número y que los sabios de la historia nunca nos hayan advertido sobre su supuesta perversidad. Al contrario, cuando escucho a Da Vinci decir que “en los números se encuentra la explicación a todos los misterios”; o a Pitágoras decir que “todo lo visible e invisible está construido sobre el poder y la vibración de los números”, no puedo sino concluir que la iglesia por alguna razón quiso enturbiar lo que hay detrás de esta cifra.

En el post donde hablo sobre el significado del número 6 como la cifra del amor, la pasión, la armonía y el equilibrio, hice un breve guiño sobre la profundidad del significado de una cifra conocida por ser el número perfecto de la creación en el plano físico. También comenté, que solo bastaba detenernos un poco y ver a nuestro alrededor para darnos cuenta de cómo la naturaleza se desplegaba con las formas del Seis.

Sin duda se trata del número de la belleza, del comercio, del virtuosismo y del fuego de la pasión de Afrodita-Venus. Hoy, no obstante, te voy a pedir que te acomodes en tu butaca, hamaca o sofá y tengas a mano una taza de té o de buen café, para que te adentres conmigo en las profundidades del verdadero significado del 666, un número sobre el cual se han vertido espesas capas de confusión y de miedo que, durante siglos (milenios, talvez), nos han alejado de una verdad que nos concierne como seres magníficos y poderosos que somos.

Así, desde ya podemos decir que, sin ánimos de polemizar, la religión judeo-cristiana es la responsable histórica de la asociación del 666 con “lo maligno”, y que se trata de una cifra muy especial que se revela como la base de la vida física y orgánica, y por tanto de nuestra propia vida. Un código sagrado, una fórmula cósmica que nos habla de conocimiento y de la creación de de la vida en nuestro plano físico.

Como veremos, las evidencias que plantearé sobre el verdadero significado del 666 son históricas, antropológicas, biológicas, científicas… y también me permitiré glosar algunas de las lecturas contemporáneas que se han hecho sobre el famoso pasaje del Apocalipsis donde se menciona la cifra 666 como el “número de la bestia”.

Para terminar con este preámbulo, quiero destacar que los números son unidades de energía e información, expresiones de la vibración creadora de nuestro universo. En este punto también debo citar a Nikola Tesla, quien consideró al número Seis como una de las llaves del universo, junto al Tres y al Nueve.

Y sin más, ¡Empecemos!

El Significado del número 666 en la era pre-cristiana

Talvez conozcas su nombre por el famoso dibujo de Leonardo Da Vinci “El hombre de Vitruvio”, una de las imágenes más populares del arte que nos legó el Renacimiento. No por casualidad, se trata de una solución a un viejo problema matemático relacionado con la “cuadratura del círculo”. De ahí que tengamos que remontarnos a los tiempos de Marco Vitruvio, arquitecto romano que vivió durante el siglo previo a la llegada de Cristo.

Vitruvio encontró en el cuerpo humano una serie de proporciones y medidas matemáticas, simetrías que consideró como la base para la construcción de templos y ciudades. El arquitecto romano es el autor de Los Diez Libros de Vitruvio, tratado sobre arquitectura donde deposita toda su sabiduría sobre los conocimientos clásicos, los cuales eran referencia y autoridad tanto en el mundo romano como en el hebreo.

La mención es interesante porque, para cuando el Apocalipsis estaba siendo escrito –nos referimos a la famosa mención que nos ocupa sobre el 666 como el “número de la bestia”− los textos del arquitecto romano conservaban toda su autoridad y validez. Así, habrá que poner atención en esas combinaciones numéricas que, como establece Vitruvio, servían para levantar los templos de la ciudad perfecta. Como veremos, entre estas combinaciones numéricas destaca la “razón cubica” como la más importante.

Es aquí donde empieza a aparecer nuestro número 6:

En el primer capítulo del libro tercero, escribe Vitruvio: «Los matemáticos afirmaron que el número perfecto es el número seis, pues posee unas divisiones que suman seis.»

De la misma forma, el pie es la sexta parte de la altura de un hombre, o dicho de otra manera, un pie sumado seis veces resultará en la altura del cuerpo. Por eso todos coincidieron en que el 6 era el número perfecto. Empezamos así a obtener pistas acerca del 666 y su significado real. Y es que, estos antiguos matemáticos también observaron que un codo equivalía a seis palmos o 24 dedos.

El gran arquitecto también nos da una pista sobre la valoración del número 6 en Grecia, donde se consideraba un símbolo de la naturaleza física y generador del universo.

Significado-del-numero-666-numero-de-la-bestia-o-algo-mucho-mas-sorprendente
El Hombre de Vitruvio, de Leonardo Da Vinci. Fuente: Mundoantiguo.net

El significado del número 6 y la antigua tradición caldea

En el citado capítulo de su obra, Vitruvio rescata la antigua tradición caldea que desde tiempos remotos habla del número seis como la cifra de la creación, y por tanto como un número perfecto.

Cabe destacar que los caldeos clasificaban tanto a sus maestros u hombres sabios como a sus dioses menores con el número seis. Asimismo, el de mayor jerarquía, Anu, quedaba representado con el número 60.

Llegamos así a otra referencia importante sobre el verdadero significado del 666. Resulta que, para los caldeos, la reunión de todos sus dioses era representada por el 666. Además, para este antiguo pueblo el panteón de dioses babilónicos era el lugar donde yacía el conocimiento. Así, tenemos una evidencia histórica de que el triple seis representa la reunión de un conjunto de dioses y, también, un conjunto de conocimientos.

Dando un paso más, podemos decir que dada la reunión de dioses, la cifra es la representación del conocimiento absoluto; algo así como la llave que conecta el mundo físico con el mundo espiritual.

La razón cúbica y el significado del 666 en Numerología

Cuando hablamos de los caldeos pareciera que estuviéramos hablando de una tradición oriental perdida en el tiempo, cuyos conocimientos son oscuros, lejanos y ajenos a Occidente. Por eso es importante destacar que Pitágoras estuvo muchos años en Egipto y en las tierras del Medio Oriente, donde estudió en profundidad con sabios herederos de la tradición caldea.

Baste decir, que para los pitagóricos el 6 era el número perfecto.

En tal sentido, para los herederos de Pitágoras el 216 era la cifra base, el número de la creación perfecta. Un número que se obtiene, por cierto, de la multiplicación del 6 x 6 x 6. Esta es la razón cúbica que analizó Vitruvio en sus tratados arquitectónicos.

El “número de la bestia” es la Razón Cúbica

Si nunca habías escuchado sobre la razón cúbica no te preocupes. Es posible que te pase como a mí, que hice un flash back hasta los años ochenta mientras veía La Profecía, y a un Damián revisándose la cabeza en busca de la marca que demostraba que, efectivamente, era el anticristo.

También, es posible que te estés preguntando por qué –al menos en mi caso y con el sistema educativo que me tocó fue así−, si en el colegio viste geometría y aprendiste a construir un cubo con cartulina y te enseñaron el Teorema de Pitágoras, nunca escuchaste nada sobre la razón cúbica y el número 666.

Siempre me reconforta recordar que vivimos en un universo perfecto, oscuro y bastante perverso, pero perfecto en su libre albedrío.

Ahora volvamos a Vitruvio.

El triple seis es mencionado por el arquitecto cuando lo alude como el resultado de la aplicación de la “Cybicis Rationibus”, palabras que se han traducido como “principios del cubo”, “estructura cúbica” y, talvez la más acertada desde el ángulo filológico, razón cúbica.

Más interesante aún, es el hecho de que Vitruvio haga alusión al 2016 como “cybum CCXVI”, lo que es decir la base para la propia redacción de sus preceptos y teorías. Aunque suene algo abstracto, lo que hizo Vitruvio antes lo hacen hoy muchos creadores: proyectar sus conocimientos, más que en el contenido en la propia estructura de sus obras.

Es decir: el tratadista proyectó la razón cúbica a lo largo del cuerpo de su obra para lograr una disposición perfecta de los conocimientos en él, de manera que pudiera ser comprendido por los colegas que lo leyesen. Se trata de algo así como impregnar una obra de la belleza y perfección intrínseca del seis, para que el cerebro asimile mejor la información mientras disfruta del proceso.

En suma, el 216 es resultante de aplicar la razón cúbica en el número perfecto, el 6. Tenemos así una fórmula cósmica de creación, una chispa de conocimiento puro relacionada en nuestro mundo con eso que entendemos como perfección.

En este punto de la exposición, ya podemos decir que el significado del 666 se relaciona desde la antigüedad con el conocimiento, con un saber relacionado con la creación en nuestro mundo físico.

Significado del número 666 en la Biblia: la bestia del Apocalipsis

Todo indica que la asociación del “tenebroso” y célebre número con “el mal” tiene su origen en el significado del número 666 en la Biblia o, mejor dicho, a la interpretación que se ha hecho del último versículo del capítulo 13 del Apocalipsis.

Como hemos visto, el significado del 666 en Numerología es rico e interesante, además de que trata un tema que no se puede despachar con lo que de él se dice en un versículo de un libro que ha sido tan publicado y leído como manipulado y distorsionado.

El citado versículo de la Biblia, tomado de la edición que manejo, dice:

Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis (666).”

El versículo no parece decir nada inquietante salvo por la mención de la palabra “Bestia”, vocablo que usualmente nos representamos como sinónimo de animal grotesco y maligno o como una criatura destructora tipo Leviatán; algo así como el popular Kraken de la película Furia de Titanes.

Significado-del-numero-666-numero-de-la-bestia-o-algo-mucho-mas-sorprendente
El Kraken de Furia de Titanes / Fuente: Pinterest.

Pero, como ya vimos, antes de que se escribiera el Apocalipsis el “número de la bestia 666” remitía directamente al panteón de los dioses caldeos, que era el lugar donde residía la sabiduría. También recordemos a Vitruvio, quien destaca la valoración que de este número tenían los griegos: símbolo de la naturaleza física y generador del universo mismo.

Así, que el 6 sea el número de un hombre tiene bastante sentido, considerando que la simetría y proporciones del ser humano, del hombre, tienen al seis como clave. De ahí que se haya considerado al hombre como “le medida de todas las cosas”.

Pero, entonces, ¿Quién es esa bestia? ¿Acaso es el Kraken?

En este punto, suscribo la teoría de que la bestia que allí se menciona alude realmente a Oannes, uno de los 7 sabios Apkallu y conocido como el hombre-pez. Tanto el Kraken como el Leviatán tienen en común el ser monstruos que emergen del mar, y que hacen lo que hacen porque de alguna manera los “han enviado”.

Tenemos así que el “enviado del mar” alude al relato de Oannes, la criatura mezcla de hombre y de pez que llevó el conocimiento a los antiguos sumerios, civilizándolos.

Sobre el dios Oannes existen crónicas que rozan lo mitológico, aunque es cierto que existen evidencias arqueológicas sobre su existencia. Profundizar en quien era realmente este ser, si era un antiguo sabio, un extraterrestre o un híbrido Anunnaki implicaría una larga digresión.

Por eso, para los efectos de lo que aquí tratamos, podemos considerarlo como una especie de instructor. Y para ubicarnos aún mejor, tomemos en cuenta lo siguiente:

1. Según el Génesis, el Paraíso estaba entre el río Tigris y el Éufrates.

2. Esta teoría coincide con la historia del antiguo pueblo de Sumeria, “donde todo comenzó”.

Un dato clave para el análisis son los textos del sacerdote babilónico Berosus (350 – 270 a. C. Aprox), responsable de las crónicas más antiguas conocidas sobre la antigua cultura mesopotámica y particularmente de las referidas al Dios Oannes.

Vale decir que “Oannes” es una traducción griega del original Uanna, que era uno de los nombres de “Adapa”, (de ahí, Adán) el ser creado artificialmente por el maestro genetista “Enki”, una de las tres deidades Anunnaki de la antigua Sumeria.

En el contexto de los dioses sumerios, Oannes era una deidad menor cuya labor consistió, especialmente, en llevar el conocimiento sobre diversas artes y ciencias relacionadas con la vida civilizada como la agricultura, las normas de convivencia, matemáticas, geometría, astronomía, etc.

En el siglo I antes de Cristo, Alejandro Polimata hizo un completo resumen de la extensa obra de Berosus. Un texto clave de Polimata, dice:

En Babilonia, la gente que vivía en Caldea vivía sin leyes, como bestias del campo. Del mar de Eritrea surgía un extraño ser que hacía llamar Oannes. Su cuerpo era en su totalidad como un pez, pero debajo de su cabeza de pez había otra cabeza parecida a la de un hombre, y debajo de su cola había piernas que se unían a esta. Su voz era articulada y se han conservado representaciones de él hasta nuestros días.”

Otro pasaje, dice:

Este ser pasaba mucho tiempo con el hombre, no tomaba alimento nunca, solo se limitaba a otorgar conocimiento al hombre sobre letras, ciencias, artes, construir ciudades, templos, leyes geométricas y las ciencia de las estrellas. También enseñó a distinguir las semillas y a cosechar frutos. Cuando caía la noche, Oannes retornaba al mar y se quedaba allí abajo toda la noche hasta el día siguiente.”

Hay que destacar que los sabios y civilizadores “hombres pez”, junto a los “hombres pájaro”, no solo aparecen entre los 7 sabios de la antigua Sumeria, sino también entre los siete sabios de los acadios, egipcios, babilónicos, griegos y otras culturas.

Lo dicho hasta ahora es muy importante, porque son relatos que dan cuenta de que todo comenzó con Oannes, la “serpiente civilizadora” que emergió del mar para llevar al antiguo pueblo sumerio los conocimientos científicos, tecnológicos y culturales para el desarrollo de la vida en nuestro mundo físico de tres dimensiones. Conocimientos que se corresponden con la “techné” de la antigua Grecia.

Puedo añadir que Oannes, en su traducción semítica, que es “E-anush” o “He-anesh”, significa, sí, El Hombre. Tenemos así que el significado real del 666 está relacionado, sí, con la sabiduría, con el conocimiento, y sí, es la cifra de una bestia, que en realidad es un hombre, el que un día emergió de las aguas del Golfo Pérsico para otorgar el conocimiento a los antiguos sumerios que, siguiendo a las crónicas, vivían en el caos.

Si has llegado hasta aquí, posiblemente han empezado a agitarse en tu cabeza preguntas como estas:

– ¿Por qué la estigmatización del 666 por parte de la Iglesia Católica-Romana?

– ¿Existe algún secreto que los fundadores del moderno Occidente no quieren que sepamos la mayoría de quienes habitamos este mundo?

– ¿Hasta qué punto es bueno o malo para el ser humano, conveniente o inconveniente, peligroso o seguro, acceder al conocimiento?

Reflexión sobre el verdadero significado del 666: ¿un código sagrado que la iglesia manipuló?

Como hemos visto, el significado del número 666 en la Biblia y sobre todo la interpretación que se le dio a partir de esta referencia, es la responsable de su asociación con el “mal” o la figura del “diablo” y un claro producto de la manipulación de la Iglesia Católica.

Y no es que la Iglesia Protestante haya tratado de postular una interpretación basada en elementos como los expuestos en este artículo; más bien se encargó de usar esa interpretación para lanzarla contra la propia Iglesia Católica. Este tema se podría tratar en otro artículo. ¿Qué me dices tú?

Significado-del-numero-666-numero-de-la-bestia-o-algo-mucho-mas-sorprendente
Fuente: Pixabay

 

Entonces, la pregunta que debemos responder es: ¿por qué un número que para los gnósticos también era la cifra del conocimiento, la llave para acceder a los secretos de la creación en la tercera dimensión y un número perfecto, fue recubierto por ese halo de misterio y malignidad?

Aquí también cabría mencionar al número maestro 33, que por cierto es un 6. El 33 es conocido en Numerología por ser el número del maestro benefactor, el número del doble poder creador o de la pasión creadora del espíritu. Sobre esto podemos preguntarnos: ¿Es casual (ya se sabe que no pero la retórica funciona) que el mayor grado al que se puede llegar en la masonería sea el grado 33?

¿Por qué Jesús tenía 33 años al morir y no 35 o 53?

Y, en otro ámbito, ¿Por qué la columna vertebral del ser humano al nacer está compuesta por 33 huesos o no por 18 o 74?

Adán y Eva desconcertados en el paraíso

En este punto quiero citar al amigo Pedro, del canal de youtube Necesitas Saberlo, un colega Numerólogo que trata temas muy interesantes y que recomiendo seguir. En el video donde discurre sobre el tema del verdadero significado del 666, Pedro considera no menos que “perverso” el relato sobre Adán y Eva en el paraíso.

De acuerdo a su visión, constituye un absurdo que Dios nos haya colocado en un paraíso para luego tentarnos con el árbol del conocimiento del bien y del mal, decretando su carácter prohibido.

En realidad, considero que las críticas de Pedro pueden llegar a ser muy esclarecedoras, por las razones que veremos.

¿Qué es lo absurdo? Que Dios le haya prohibido a la pareja el acceso al árbol del conocimiento bajo la amenaza de expulsarlos del Edén. Sí, Dios, un ser todo amor y compasión amenazando con desterrar a Adán y a Eva si se atrevían a buscar lo que no se les había perdido.

A partir de aquí, Pedro se hace, consecuentemente, las siguientes preguntas:

¿Dios no nos crea para darnos libertad sino para prohibirnos el acceso al conocimiento?

¿Si nos hace a su imagen y semejanza, por qué nos quiere en la oscuridad de la ignorancia?

¿Qué sentido tiene que un Dios todopoderoso tenga miedo de que sus hijos, sus creaciones puedan aprender y conocer?

¿Debemos concluir entonces que ese Dios es inseguro, arrogante, soberbio, no es generoso y no quiere compartir sus conocimientos?

¿Qué sentido tiene esto en un ser que es todo amor y compasión?

Bien. Ahora me parece conveniente comentar brevemente sobre los supuestos implicados en las preguntas, con la idea de abrirnos camino en nuestra búsqueda de la verdad.

Significado-del-numero-666-numero-de-la-bestia-o-algo-mucho-mas-sorprendente
La creación de Adán y Eva

Sobre la primera pregunta, considerando que es un tema que requiere extender nuestra línea temporal a tiempos verdaderamente pre-modernos, me parece que Pedro habla como un hombre de la ilustración, de ahí su mención a la “libertad” y su particular valoración del conocimiento (que comparto) y su preocupación por el acceso a él.

Si nos detenemos en cada pregunta, veremos que están implicados los mismos supuestos: si Dios es todo amor y compasión no hay razón para que no comparta sus conocimientos. Además, nos hizo a su imagen y semejanza y por tanto no tiene por qué limitar nuestro acceso al conocimiento.

Es interesante porque, si regresamos al tema Oannes, nos damos cuenta de que difícilmente podríamos articular este relato colocando a un único Dios creador omnipotente en el centro. Al considerar la posibilidad de que hay otros personajes dentro del relato, como por ejemplo otras deidades con poder (los dioses con “d” minúscula) como las que integraban el Panteón de los caldeos, ya se nos complejiza el panorama.

Mi intención no es ni defender ni condenar el hecho de que se les haya prohibido a Adán y a Eva el acceso al árbol del conocimiento (considerando esto como la metáfora de algo más), sino abogar por dos ideas claras:

1. El conocimiento puede que no sea un bien per se. Por ejemplo, el conocimiento que me permite construir un arma capaz de destruir el planeta es conocimiento, pero dadas ciertas circunstancias talvez sea mejor que se me prive de él.

2. De otro lado, acceder al conocimiento hoy puede que no signifique lo mismo que significaba hace siete mil años.
En resumen, somos seres magníficos y poderosos capaces de muchas cosas, incluyendo aquellas que aún no imaginamos.

Y es que, como hemos dicho en otros posts, el secreto de la vida es sentirnos bien y elevar nuestra vibración para manifestar cualquier cosa. Ahora, si el conocimiento sobre algo me lleva a superar emociones y creencias negativas que me mantenían cautivo, dominado, controlado y hasta reducido, pues entonces ese conocimiento es liberador porque nos permite evolucionar.

¿Se aplica esta idea al conocimiento sobre el verdadero significado del 666? ¿No es esta aureola de miedo y misterio que se colocó sobre la cifra una forma de manipulación que recurrió al miedo para alejarnos de un tema que podría estar relacionado con nuestra evolución y talvez con nuestra liberación de “algo”?

Lo dejo a tu criterio y te invito a dejar tu comentario.

La riqueza simbólica del 6 y más pistas sobre el verdadero significado del 666

El número 6 representa la perfección, la responsabilidad, el equilibrio.

El Seis es también el número que representa la mente, las ideas y la complejidad de los procesos mentales. Pitágoras también decía que el 6 era el número perfecto. Matemáticamente, el Seis es el primer número perfecto porque es el resultado de la suma de sus divisores:

1 + 2 + 3 = 6

Para los pitagóricos el Seis era una cifra fascinante, tanto, que por la forma perfecta en que sus partes encajaban lo denominaron “matrimonio, salud y belleza”.

La perfección del Seis también reluce en la geometría del hexágono. Si tomamos esta figura geométrica y trazamos un circulo a su alrededor, constataremos que cada uno de sus lados equivale perfectamente al radio del círculo trazado.

Del hexágono surge también la estrella de seis puntas. Conocida como Estrella de David o Sello de Salomón, un símbolo de especial poder bastante apreciado en Occidente. Y como todo símbolo, concentra energía e información.

Además, el hexágono es una figura que surge espontáneamente en la naturaleza. Por ejemplo, es la forma que tienen las celdas de los panales de abejas. También, la forma que adoptan los cristales de agua congelada cuando esta ha sido bien tratada, como lo pudo constatar Masaru Emoto en sus conocidos experimentos con el agua.

Y si hablamos de la forma en que está dispuesto nuestro universo, nos damos cuenta de que el Seis es de nuevo la clave al señalar las 6 direcciones posibles: delante, detrás, izquierda, derecha, arriba y abajo. Si lo vemos de cerca, es como si los seres humanos fuéramos un cubo.

El Seis, ¿Sagrado? ¿Esotérico? ¿Perfecto?

Por crónicas griegas y romanas se sabe que los monjes druidas, la clase sacerdotal de los celtas, tenían al 6 como un número sagrado y realizaban sus ceremonias en el día seis lunar. Además, durante sus celebraciones los monjes se agrupaban de seis en seis para realizar sus rituales sagrados.

En lo que respecta a la Biblia y al relato de la creación, también podemos ver que seis fueron los días en los que se creó el mundo y todo lo que existe. Más importante aún, el hombre, nosotros, fuimos creados en el sexto día. Por otra parte, para los judíos el 6 implica una totalidad, considerando que cada creación tiene un tiempo específico de duración de 6 mil años.

Si saltamos al Tarot tradicional, podemos ver que la carta seis está representada por los amantes, los dos enamorados que simbolizan la unión de las polaridades o principios opuestos. ¿Recuerdas la estrella de seis puntas? Más interesante aún, es que en el Tarot egipcio la cifra represente la “indecisión”, la cual aparece cuando llega la hora de escoger a la persona amada.

Si has llegado hasta aquí, seguro ya te has hecho una idea más amplia y profundo sobre el significado del número 666. Algo interesante que puedes probar hoy mismo, es buscar en tu círculo de amigos, familiares o conocidos a algún nativo del 6. Al hacerlo, comprobarás que son personas que reflejan armonía, excelente proporción, simetría y sentido estético.

Somos una manifestación de las matemáticas sagradas

Esta afirmación es patente si consideramos que el número áureo es una de las claves de nuestro diseño físico, así como las codificaciones implicadas en nuestro ADN que originan nuestro propio ser.

Otro ejercicio que podemos hacer es el siguiente:

Si tomamos al número 666 y sacamos su seno, este será el resultado obtenido:  0,80900169

Ahora, si tomamos este resultado y lo multiplicamos por 2, obtendremos: 1,618033

¿Te suena? Sí, es el número Phi, la divina proporción.

El 666 como Patrón Natural de la Vida de base carbono

Hasta ahora hemos discurrido sobre el verdadero significado del 666, haciendo un repaso histórico desde la era pre-cristiana, donde destacamos las claves que nos legaron los antiguos caldeos y el arquitecto romano Vitruvio; hemos analizado a la razón cúbica, a la bestia del Apocalipsis y he dejado evidencias sobre el significado del 666 en Numerología.

Las piezas del puzzle van encajando, armónica y virtuosamente, como el Seis.

En este nivel, ya podemos considerar la cifra (siempre con nuestras grandes limitaciones) como una suerte de código cósmico para la creación en el reino de lo físico. Como sabes, todo lo que existe está formado por átomos, los cuales a su vez se forman de micro-partículas que son la mínima expresión de la materia.

Y tú me dirás ¿Y donde entra el 666 aquí?

Pues fíjate: justamente el átomo de carbono, conocido también como el átomo de la vida debido a que la vida orgánica está basada en el carbono, está formado por 6 electrones, 6 neutrones y 6 protones.

Este es el átomo que permite la concatenación entre los elementos, propiciando así la formación de cadenas para crear unidad consigo mismo y unirse a otros elementos. Sin este átomo la vida no sería posible.

Otro dato muy interesante es que el más común en nuestro planeta es el llamado carbono 12 (dos veces seis), que representa el 98,89% (cifra espejo) de todo el carbono presente en este gran globo llamado Tierra.

Todo esto significa muchas cosas. Como dijo Tesla, los secretos de universo están ahí, delante de nosotros, si aprendemos a pensar en términos de energía, frecuencia y vibración. Esto lo crea todo en el universo, y en nuestro plano físico tienen una expresión numérica.

De ahí, que sean “llaves del universo”.

El número de la bestia 666 presente en la arquitectura moderna francesa

En realidad no sé hasta qué punto este simbolismo y estas medidas están presentes en cada rincón del mundo, lo cual es muy probable. Con la promesa de dejarlo para venideros posts, en esta parte del artículo (que sí, ya se ha extendido un poco) voy a comentarte sobre unas particulares construcciones ubicadas en la famosa “ciudad luz”, París.

Confieso que cuando vi el video del canal Mundo Desconocido, el cual dejo en las referencias, no podía menos que tomarlo para enriquecer este post. Ya verás por qué.

El Mega-Monumento Illuminati

La construcción de la que vamos a hablar se llama el “Arco de la Defense”, que siguiendo la Wikipedia es un edificio de oficinas ubicado en el distrito financiero de La Défense, al oeste de París, y que fue construido a lo largo del eje histórico de la ciudad.

Para completar la introducción, agreguemos que fue uno de los “Grandes Proyectos” realizados por el presidente François Mitterrand en su primer mandato, y que fue inaugurado en 1989 a propósito de bicentenario de la Revolución Francesa. No en balde se le llamó el “Gran Arco de la Fraternidad”.

Significado-del-numero-666-numero-de-la-bestia-o-algo-mucho-mas-sorprendente
El Arco de la Défense, en París / Fuente: Mundociry.

Ahora bien, como suele ocurrir con todo (o casi todo), estamos en presencia de una construcción que encierra una serie de claves simbólicas importantes, empezando por el hecho de que se trata de un cubo de 110 metros de altura. Cubo, razón cúbica, triple seis, he aquí de nuevo en nuestro tema.

Antes de entrar en detalles, digamos que este gran cubo es un monumento a la geometría sagrada, al conocimiento sagrado y al código cósmico 666, para no decir que se trata de un emplazamiento erigido con finalidades de culto a ciertas entidades, aunque siempre bajo fachada de arquitectura moderna monumental.

En primer lugar el cubo representa a Saturno, que en la mitología griega es el dios Kronos, que representa el tiempo que todo lo devora. Para ir atando cabos (siempre hay que estar atando y atando cabos), mencionemos que el planeta Saturno tiene un hexágono en su polo norte. Sí, un hexágono, el 6, que es la visual en dos dimensiones del cubo, y que fue descubierto en 1981.

Desde entonces, el “misterioso” hexágono producido por un conjunto de tormentas perfectas de toneladas de polvo y material cósmico ha sido fotografiado en diversas misiones espaciales. Es decir, no es ficción. Y ahora que lo menciono, ¿qué es realmente la ficción? En fin, continuemos.

J.L. Camacho, del mencionado canal de youtube recuerda que otro nombre del cubo es “Teseracto”, que es un cubo de cuatro dimensiones, donde la 4ta dimensión es el tiempo. El tiempo, que es Kronos, que es Saturno. Pero hay otro dato curioso.

Como dije más arriba, el Arco de la Défense se ubica a lo largo del eje histórico de la ciudad, y está emplazado frente a la Avenida de Charles D’ Gaulle. No obstante, respecto a este norte geográfico presenta una extraña y precisa inclinación de 33°. Sí, ya sabes, el número maestro de maestros que, también, es un Seis.

Para finalizar esta parte del artículo, voy a mencionar otra construcción parisina muy interesante, y que también formó parte de las “grandes obras” de Mitterrand: la pirámide del Louvre.

Esta impresionante construcción, no solo fue diseñada y construida con 51° de inclinación emulando a la gran pirámide de Kéops, sino que tiene un número de secciones que sí, realmente llama la atención: 666.

Significado-del-numero-666-numero-de-la-bestia-o-algo-mucho-mas-sorprendente
La Pirámide del Louvre con sus 666 secciones / Fuente: Dnevnik.bg

Para finalizar, ¿Es la “bestia” del Apocalipsis una alusión al emperador romano Nerón?

En junio de 2016, la web de la BBC publicó un artículo con el sugestivo nombre: 666: cómo descifrar el número del diablo, en el cual se vierte otra interpretación del significado de la cifra, planteada por el teólogo de la Universidad Católica de América, Ian Boxall.

Dice el teólogo:

«Si la intención de San Juan en Revelaciones no era predecir el futuro del mundo, sino atacar al Imperio romano, usando eventos contemporáneos y tradiciones apocalípticas antiguas, entonces quizás podemos mirar con otros ojos la profecía más conocida: 666, el número de la bestia.”

Antes de continuar, no deja de parecerme un poco superficial −aunque interesante−, que con toda la información disponible –y también inferible de diversas maneras− un teólogo pretenda reducir el significado del 666 a la velada intencionalidad política de San Juan, en su supuesto interés de atacar al Imperio Romano.

En la nota, el redactor se hace esta pregunta: ¿Si “la bestia” es realmente la manera de referirse al emperador, entonces qué significa este número (el 666)?

El autor del post de la BBC redondea su idea, añadiendo que en la antigüedad los acertijos eran bastante frecuentes, y que uno de los trucos más practicados era emplear la traducción numérica de los nombres.

Además, agrega, se sabe que en los alfabetos hebreo y griego cada letra tenía (y tiene aún) un número que le correspondía. Así, al sumar cada número correspondiente a cada letra se obtenía un resultado.

Así, de acuerdo a esta interpretación, la numerología del nombre de Nerón daría como resultado el código 666.

El artículo finaliza recordando que este emperador era “extravagante”, que solía “tocar la Lira mientras Roma ardía”, que había asesinado a su madre y hermanastro y que era un sanguinario perseguidor de cristianos.

La dificultad que veo es ineludible: ¿Cómo ponerse en el lugar de San Juan para así tratar de adivinar el sentido que le quiso dar a la cifra?

Eso, asumiendo que ese texto (el bíblico) y en particular el pasaje del que me he ocupado en este post son verídicos y no han sufrido modificaciones o tergiversaciones a lo largo de la historia,

¿Dónde queda la riqueza, profundidad e importancia del significado numerológico del triple 6? Me parece que, en este punto, el redactor del Apocalipsis y este teólogo se dan la mano.

Para no concluir…

Te invito a hurgar más profundo en el hoyo de Alicia, pero si con estas referencias te parece que aporté algo, pues saque usted sus propias conclusiones.

Por cierto, si quieres saber si hay algún 6 en su secuencia numérica haz clic, AQUÍ.

Un gran abrazo.

____________________________

Referencias:

http://armonicosdeconciencia.blogspot.com/2011/06/666-el-patron-natural-de-la-vida-con.html

http://abajocomoarriba.blogspot.com/2015/07/la-simbologia-del-numero-6.html

https://elpais.com/elpais/2017/11/22/el_aleph/1511371589_460642.html

http://abajocomoarriba.blogspot.com/2016/03/el-simbolo-del-clavo-y-su-relacion-con.html

http://www.arqweb.com/vitrum/num.asp

https://www.bbc.com/mundo/noticias-36468419

Videos:

Canal Necesitas Saberlo: https://youtu.be/-fG5waPxKck

Mundo Desconocido: https://youtu.be/fuiHn_4kXqo

VmGranmisterio: https://youtu.be/5Nng9F3r9Is

* * * * * *

The following two tabs change content below.

Amaury González

Emprendedor, Copywriter y Numerólogo. En este espacio comparto contenidos sobre desarrollo personal, tendencias, espiritualidad, emprendimiento, Numerología y evolución. Estaría encantado de empoderarte ofreciéndote las llaves del universo. Esta es mi fórmula: Empoderamiento + Propósito = Emprendimiento para la Abundancia y la Libertad. Mi divisa: “proyéctate a tu mejor futuro”.
Share on Pinterest

Deja un comentario